Hillary Clinton aboga por un "diálogo constructivo" con Bolivia en una carta al canciller

  • La Paz, 16 abr (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, destacó la necesidad de establecer un "diálogo positivo y constructivo" con Bolivia en una carta remitida al canciller de este país, David Choquehuanca, a la que Efe tuvo acceso hoy.

Hillary Clinton aboga por un "diálogo constructivo" con Bolivia en una carta al canciller

Hillary Clinton aboga por un "diálogo constructivo" con Bolivia en una carta al canciller

La Paz, 16 abr (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, destacó la necesidad de establecer un "diálogo positivo y constructivo" con Bolivia en una carta remitida al canciller de este país, David Choquehuanca, a la que Efe tuvo acceso hoy.

En esta misiva, que la Cancillería boliviana recibió el pasado 24 de marzo, Clinton dice compartir la visión de una relación bilateral "basada en el respeto mutuo y construida sobre esfuerzos significativos como la lucha para aliviar la pobreza y para erradicar el narcotráfico".

"Con el objetivo de hacer que esta visión se convierta en realidad, será necesario establecer un diálogo positivo y constructivo que refleje la estima que existe entre nuestros pueblos", señala la secretaria de Estado.

Para tal fin, Clinton propone a Choquehuanca que funcionarios de ambos Gobiernos se reúnan para identificar "los temas y los desafíos" que deben definir el diálogo entre los dos países.

Fuentes de la Cancillería boliviana dijeron hoy a Efe que Choquehuanca y Clinton se reunirán el próximo sábado en Trinidad y Tobago, en el marco de la V Cumbre de las Américas, para avanzar en la mejora de las relaciones entre sus dos países.

Ya el pasado 19 de marzo, Choquehuanca confirmó que ambos Gobiernos trabajan en un "nuevo acuerdo marco" para encauzar las relaciones y que existe una "permanente comunicación" entre las misiones diplomáticas boliviana y estadounidense para ese fin.

Las relaciones entre La Paz y Washington quedaron reducidas al mínimo después de que el presidente boliviano, Evo Morales, expulsó del país en 2008 al entonces embajador estadounidense, Philip Goldberg, y a los miembros de la DEA, la agencia antinarcóticos de EE.UU.

Además, en enero de este año expulsó también al segundo secretario de la legación norteamericana en La Paz.

Morales declaró a Goldberg persona "non grata" el pasado septiembre, argumentando que conspiraba contra su Gobierno y ayudaba a sus opositores.

Poco después, prohibió las actividades de la DEA en Bolivia.

El Gobierno de Estados Unidos respondió con la expulsión del embajador de Morales en Washington, Gustavo Guzmán, y suprimió a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países andinos por sus esfuerzos contra el narcotráfico.