Interpol notifica que Caracas busca a Rosales, pero no emite una orden de arresto

  • París, 24 abr (EFE).- El organismo internacional de policía Interpol emitió hoy, a petición de Caracas, una "notificación roja" para avisar a sus miembros de que Venezuela busca al dirigente de la oposición Manuel Antonio Rosales Guerrero, que se encuentra en Perú, pero no cursó una orden intencional de detención.

París, 24 abr (EFE).- El organismo internacional de policía Interpol emitió hoy, a petición de Caracas, una "notificación roja" para avisar a sus miembros de que Venezuela busca al dirigente de la oposición Manuel Antonio Rosales Guerrero, que se encuentra en Perú, pero no cursó una orden intencional de detención.

Interpol señala en un comunicado que Venezuela busca a Rosales "por corrupción", por unos hechos que tuvieron lugar cuando era gobernador del Estado de Zulia entre 2002 y 2004.

"Corresponde al país en el que se encuentra una persona objeto de una notificación roja (en este caso Perú) determinar de forma independiente si su legislación nacional permite la detención o la extradición y en qué circunstancias", indica Interpol.

La organización policial precisa que sólo emite notificaciones rojas si la solicitud cumple sus estatutos, que prohíben los motivos de orden político, militar, religioso o racial.

Fuentes venezolanas habían señalado ayer que Interpol había emitido una orden de detención contra Rosales, algo que ahora matiza la organización policial internacional.

Su secretario general, Ronald Noble, afirmó que "Interpol está plenamente entregada a la aplicación de la ley, y considera que el mejor foro para contestar una orden de detención o una solicitud de extradición procedentes de una autoridad judicial es el organismo judicial competente en el país en el que se haya localizado a la persona buscada".

Rosales, cabeza visible de la oposición al presidente venezolano, Hugo Chávez, y candidato a la presidencia en 2006, apareció esta semana a Perú, donde pidió formalmente asilo y efectuó unas declaraciones en las que reiteró que se considera un "perseguido político".

Interpol explicó que "las notificaciones rojas son uno de los medios de que dispone la organización para informar a sus 187 países miembros de que las autoridades judiciales han expedido una orden de detención contra un individuo, y de que solicitarán la extradición si se detiene a esa persona".

La organización policial emite este tipo de notificaciones después de que la Oficina Central Nacional solicitante haya proporcionado todos los datos que necesita la secretaría general, entre los que debe figurar la información sobre la orden de detención vigente expedida por el país en cuestión.

Muchos miembros de Interpol, señaló Noble, consideran la notificación roja equivalente a una solicitud de detención provisional válida, sobre todo si están vinculados al país solicitante por un acuerdo bilateral de extradición.

La organización indica que son los funcionarios policiales del país en cuestión los encargados de detener a la persona buscada en el marco de la "notificación roja".