La nueva etapa de Bolivia no estará ausente de dificultades, advierte Solón

  • Washington, 12 feb (EFE).- El embajador alterno de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón, advirtió hoy de que la aplicación de la nueva Constitución no estará ausente de dificultades, porque se desarrolla en un periodo marcado por muchas elecciones cruciales en el país.

La nueva etapa de Bolivia no estará ausente de dificultades, advierte Solón

La nueva etapa de Bolivia no estará ausente de dificultades, advierte Solón

Washington, 12 feb (EFE).- El embajador alterno de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón, advirtió hoy de que la aplicación de la nueva Constitución no estará ausente de dificultades, porque se desarrolla en un periodo marcado por muchas elecciones cruciales en el país.

La nueva Carta Magna de Bolivia fue promulgada el 7 de febrero por el presidente Evo Morales, después de que fuera aprobada en referendo el 25 de enero tras un difícil periodo de enfrentamientos con la oposición y duras negociaciones que requirieron la mediación de la comunidad internacional, la Iglesia y organismos regionales.

"Entramos en un año de transición, porque la nueva Constitución está vigente, pero las instituciones todavía necesitarán entre uno y dos años para adaptarse y mientras tanto seguimos viviendo con las instituciones de la Carta Magna anterior", dijo Solón a Efe.

El inicio de esta "nueva era" de Bolivia, como lo calificó el embajador alterno ante la ONU, estará marcado, no obstante, por un largo periodo electoral, ya que se renovarán entre 2009 y 2010 "prácticamente todos los diferentes tipos de autoridades", señaló.

Las elecciones presidenciales serán el 6 de diciembre y las departamentales y municipales se celebrarán el 4 de abril de 2010.

La cuestión "que va a pesar este año, y especialmente para muchos sectores de la oposición, no es cómo implementar la nueva Constitución, sino cómo peleamos para ganar en las elecciones y cómo buscamos el mayor conflicto posible", advirtió Solón.

Por ello, dijo, "esto hace que sea un año de implementación, pero de implementación en una situación electoral, política donde se van a recurrir lamentablemente a una serie de acciones para ganar votos y no para ver cómo poner en práctica el nuevo texto", afirmó.

La aplicación de la nueva Constitución requiere desarrollar entre 80 y 100 leyes, una labor complicada que puede suscitar tensiones.

Morales se comprometió a reunirse con los prefectos para "trabajar conjuntamente en la ley de autonomías" y lograr que ésta "sea consensuada" en la medida de lo posible, indicó Solón.

"Lo que se ha producido es el parto, ahora hay que garantizar el desarrollo de este ser, que es la nueva Constitución", destacó el embajador alterno de Bolivia ante la ONU.

Este proceso "no va a estar carente de dificultades, de problemas, pero también habrá momentos gratificantes (...) porque se está cambiando la historia del país", subrayó.

A este escenario se sumó la crisis económica mundial, que tampoco facilita el proceso, agregó Solón.

El nuevo texto constitucional fue aprobado con un 61,4 por ciento de apoyo en un referendo, en el que el rechazo se concentró en los territorios "autonomistas" del país: Santa Cruz, Beni y Tarija, todas gobernadas por opositores.

También el "No" ganó en la amazónica Pando, regida por un prefecto militar tras el encarcelamiento del anterior gobernador por su supuesta responsabilidad en la matanza ocurrida en septiembre en un enfrentamiento armado entre opositores y autonomistas.

Pero el Gobierno boliviano es optimista y su objetivo en esta nueva etapa es "evitar una actitud de canibalismo político y buscar más bien una implementación lo más amplia y concertada posible", concluyó Solón.