La OTAN y Rusia reanudan sus relaciones formales tras la guerra de Georgia

  • Bruselas, 29 abr (EFE).- El Consejo OTAN-Rusia (NRC) se reunió hoy formalmente por primera vez desde la guerra de Georgia del verano pasado, en vísperas del comienzo de unas maniobras aliadas en este territorio que han provocado de nuevo la polémica entre ambas partes.

La OTAN y Rusia reanudan sus relaciones formales tras la guerra de Georgia

La OTAN y Rusia reanudan sus relaciones formales tras la guerra de Georgia

Bruselas, 29 abr (EFE).- El Consejo OTAN-Rusia (NRC) se reunió hoy formalmente por primera vez desde la guerra de Georgia del verano pasado, en vísperas del comienzo de unas maniobras aliadas en este territorio que han provocado de nuevo la polémica entre ambas partes.

Los 28 embajadores de países de la OTAN trataron de explicar a su colega ruso, Dmitri Rogozin, que estos ejercicios no son una provocación, explicaron a Efe fuentes aliadas.

Esta fue una de las cuestiones en las que se constató el desacuerdo, durante una reunión que se prolongó durante tres horas y en la que se trataron varios temas de la pasada Cumbre de la OTAN en Estrasburgo.

Los líderes aliados refrendaron entonces la total vuelta a la normalidad de sus relaciones con Rusia.

Asimismo, las partes iniciaron una discusión sobre futuras adaptaciones en el Consejo para mejorar su funcionamiento.

En cuanto a la reunión entre ministros que debería celebrarse en la segunda mitad de mayo no hay una fecha cerrada, aunque sí acuerdo en que ha de tener lugar "tan pronto sea posible", recalcaron las fuentes consultadas.

Esta es la primera vez que se celebra un encuentro formal de este foro entre los aliados y Rusia desde que se rompió el diálogo bilateral por el conflicto del pasado agosto en Georgia.

Las relaciones de la organización transatlántica con Georgia y Ucrania generan gran malestar en Moscú, que no quiere que el antiguo bloque enemigo llegue a sus fronteras.

Ambos países pretenden convertirse en miembros de la organización militar y, para ello, contaron con el apoyo decidido de la anterior Administración estadounidense, que, sin embargo, no logró convencer a todos los aliados el año pasado de la conveniencia de otorgarles el Plan de Acción para la Adhesión (MAP).

El posterior conflicto de Georgia con Rusia incrementó la sensación entre los más escépticos de que la república no está preparada para entrar en la organización.

Esta guerra relámpago provocó, además, que la OTAN suspendiera las reuniones del NRC, aunque este foro de diálogo político y militar se ha ido recuperando paulatinamente, hasta que los jefes de Estado o Gobierno de la Alianza Atlántica dieron en Estrasburgo (noreste de Francia) el visto bueno definitivo a la celebración de reuniones formales.