La Unión Africana pide una solución consensuada a la crisis malgache con asistencia internacional

  • Johannesburgo, 18 mar (EFE).- La Unión Africana (UA) pidió hoy "una solución pacífica y consensuada a la crisis" de Madagascar, con asistencia de la comunidad internacional, tras la renuncia ayer del presidente, Marc Ravalomanana, y la autoproclamación como jefe de Gobierno del líder opositor, Andry Rajoelina.

La Unión Africana pide una solución consensuada a la crisis malgache con asistencia internacional

La Unión Africana pide una solución consensuada a la crisis malgache con asistencia internacional

Johannesburgo, 18 mar (EFE).- La Unión Africana (UA) pidió hoy "una solución pacífica y consensuada a la crisis" de Madagascar, con asistencia de la comunidad internacional, tras la renuncia ayer del presidente, Marc Ravalomanana, y la autoproclamación como jefe de Gobierno del líder opositor, Andry Rajoelina.

En un comunicado difundido hoy, el Consejo de Paz y Seguridad de la UA recalca que "la renuncia por decreto" de Ravalomanana se produjo "bajo la presión de la oposición civil y el Ejército" y exige cumplir "escrupulosamente las disposiciones de la Constitución de Madagascar sobre arreglos provisionales en caso de renuncia".

También pide que "se adopten las medidas necesarias para garantizar la seguridad del presidente, su familia y sus personas cercanas, con respeto a las libertades individuales y colectivas, evitando cualquier acto de violencia o intimidación y protegiendo la propiedad".

En la nota, se insta a las partes a "defender el espíritu de diálogo y de compromiso a fin de encontrar, lo antes posible, una solución pacífica y consensuada a la crisis" y defiende una mediación internacional, "en particular de los enviados especiales de la UA, Naciones Unidas y la Comunidad Francófona".

El Consejo reitera su apoyo al presidenta de la Comisión de la UA, Jean Ping, y su enviado especial a Madagascar, Ablassé Ouédraogo, en "sus esfuerzos encaminados a encontrar una solución a la crisis actual en consonancia con la Constitución malgache y las disposiciones de la UA".

El Consejo de Paz y Seguridad de la UA condenó el pasao lunes los intentos anticonstitucionales y golpistas de la oposición de Madagascar para hacerse con el poder e instó a las fuerzas políticas a participar en un diálogo para resolver la crisis.

Ayer, tras la renuncia de Ravalomanana, cuyo paradero se desconoce y que medios locales han apuntado que podría salir exiliado bajo protección de la Embajada de EEUU, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a los líderes políticos malgaches una transición "suave mediante métodos democráticos".

La portavoz de Naciones Unidas, Marie Okabe, dijo que Ban está profundamente preocupado con el desarrollo de los acontecimientos en el país africano y que instaba a todas las partes a "actuar con responsabilidad para garantizar la estabilidad del país" y realizar una transición "producto del consenso" y con "amplios apoyos" para mantener la paz.

"El secretario general de la ONU insta a todas las partes implicadas, particularmente a la policía y al Ejército, a garantizar la seguridad de la población y colaborar para lograr que se solucione la crisis sin violencia", apuntó Okabe.

Por su parte, el Gobierno de EEUU también advirtió ayer que cortará cualquier ayuda al Ejecutivo de Madagascar si resuelve la actual crisis con medidas anticonstitucionales.

"Quiero dejar claro que cualquier solución que se tome fuera de lo establecido por la Constitución resultará en la suspensión de la ayuda estadounidense" a Madagascar, afirmó el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Robert Wood, en rueda de prensa.

Para Washington, "todas las partes deben contenerse y retomar el diálogo", y "buscar una solución acorde al proceso democrático y la Constitución", señaló Wood, quien no dio detalles de la suma que supone la ayuda actual de su país a Madagascar.

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, también manifestó su "preocupación por la situación en Madagascar" y dijo que "el uso de la violencia y el cortocircuito en el proceso constitucional son inaceptables".

Solana manifestó su apoyo a los esfuerzos mediadores dentro del país e internacionales y pidió "a la población y a las partes implicadas en la crisis que mantengan la calma".