Los mediadores suspenden las negociaciones tras una ofensiva militar contra los talibanes en Pakistán

  • Islamabad, 27 abr (EFE).- Unos 30 insurgentes han muerto víctimas de la ofensiva del Ejército paquistaní en el distrito norteño de Dir que continúa hoy y que ha llevado al grupo islamista que media en la pacificación del vecino valle de Swat a suspender las conversaciones con el Gobierno regional.

Los mediadores suspenden las negociaciones tras una ofensiva militar contra los talibanes en Pakistán

Los mediadores suspenden las negociaciones tras una ofensiva militar contra los talibanes en Pakistán

Islamabad, 27 abr (EFE).- Unos 30 insurgentes han muerto víctimas de la ofensiva del Ejército paquistaní en el distrito norteño de Dir que continúa hoy y que ha llevado al grupo islamista que media en la pacificación del vecino valle de Swat a suspender las conversaciones con el Gobierno regional.

"La operación va a continuar en Dir hasta que hayamos asegurado la zona", dijo a Efe un portavoz del Ejército, quien calculó en unos 30 los insurgentes muertos, incluido algún líder, desde el inicio el domingo de la ofensiva, apoyada por infantería y helicópteros.

El Gobierno de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) ordenó a las fuerzas de guardia de frontera desplegarse en el área después de que en las últimas semanas varias decenas de talibanes se adentrasen en Dir desde el valle de Swat.

En el valle, las autoridades habían firmado un acuerdo de paz en febrero con la insurgencia que supone la aplicación de la "sharía" (ley islámica) en la división regional de Malakand, en la que se hallan todos estos distritos.

El pacto fue respaldado por el Parlamento nacional y rubricado después por el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, pero el avance talibán hacia distritos vecinos a Swat como Buner (al sur), Shangla (este) y Dir (oeste) ha suscitado preocupación tanto en la clase política paquistaní como entre la comunidad internacional.

Los analistas consideran que la ofensiva en Dir, que llegó tras el envío de tropas paramilitares también a Buner, es el preámbulo de una operación contra la insurgencia en Swat.

Según fuentes de inteligencia, allí hay cerca de 2.500 talibanes armados, pero a pesar de los constantes sucesos violentos por el momento prevalece una tregua entre Ejército e integristas.

"Actuamos bajo órdenes del Gobierno. Todavía se apuesta por dar una oportunidad al proceso reconciliador, pero hay provocaciones, es cierto, y si se registran violaciones serias del acuerdo de paz el Ejército se verá obligado a actuar", explicó el portavoz militar.

La ofensiva de Dir ha llevado al grupo islamista Tehreek-e-Nafaz-e-Shariat Muhammadi (TNSM, Movimiento para el Refuerzo de la Ley Islámica) a suspender las conversaciones con las autoridades mientras duren los ataques.

Esta decisión es importante porque el líder del grupo, el clérigo radical Sufi Mohamed, es el artífice del pacto entre insurgentes y Ejecutivo.

"Si no suspenden el ataque, no dialogaremos con ellos (el Gobierno). Están rompiendo el acuerdo de paz y causando muchas muertes", expuso a Efe el portavoz del TNSM, Izzat Khan.

A las quejas de este grupo islamista se suman las de los talibanes, que ven recelos en el Gobierno central para implantar los tribunales islámicos, según la prensa.

El portavoz talibán en Swat, Muslim Khan, ha instado hoy además a que los prisioneros talibanes sean puestos en libertad y a que las fuerzas de seguridad abandonen el valle, que hoy fue sobrevolado por aviones no tripulados estadounidenses, según testigos citados por distintos medios paquistaníes.