Niegan que el apoyo turco a Rasmussen en la OTAN impulse su entrada en la UE

  • Bruselas, 6 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) negó hoy que la decisión de Turquía de levantar el veto al danés Anders Fogh Rasmussen para ser el próximo secretario general de la OTAN pueda servir para impulsar su entrada en la UE.

Niegan que el apoyo turco a Rasmussen en la OTAN impulse su entrada en la Unión Europea

Niegan que el apoyo turco a Rasmussen en la OTAN impulse su entrada en la Unión Europea

Bruselas, 6 abr (EFE).- La Comisión Europea (CE) negó hoy que la decisión de Turquía de levantar el veto al danés Anders Fogh Rasmussen para ser el próximo secretario general de la OTAN pueda servir para impulsar su entrada en la UE.

"El acceso de Turquía a la Unión Europea no tiene ningún vínculo con su decisión en la OTAN, son dos organizaciones diferentes", dijo la portavoz europea de Relaciones Exteriores, Christiane Hohmann, en relación a las compensaciones con las que se ha especulado para que Ankara aceptase un candidato rechazado por el mundo musulmán.

La gran mayoría de los países europeos son miembros de ambas organizaciones, ya que 21 de los 28 Estados aliados son también socios comunitarios.

Turquía vetaba a Rasmussen por su papel en la "crisis de las caricaturas" del profeta Mahoma y por permitir las emisiones de una televisión kurda, hasta que intervino el presidente de EEUU, Barack Obama, para asegurar que el danés impulsará las relaciones con el mundo musulmán.

Además, el presidente estadounidense pidió ayer a la UE que acepte a Turquía como socio.

Esta idea fue inmediatamente rechazada por el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, quien afirmó que "la inmensa mayoría" de los socios comunitarios se oponen a la entrada de Turquía en la UE, así como por la canciller alemana, Angela Merkel.

La portavoz comunitaria Pia Ahrenkilde no quiso comentar hoy esta postura del eje franco-alemán.

Se limitó a señalar que Turquía está en proceso de negociación de los diez capítulos abiertos hasta ahora, de los 35 en los que debe adaptar su legislación nacional a la comunitaria para avanzar en el proceso de adhesión.

Las discusiones con Ankara para su entrada en la UE comenzaron en 2005, tras una decisión unánime de los socios comunitarios el año anterior.

Sin embargo, el proceso se ha visto lastrado por la falta de avances en la situación de los derechos humanos y las reformas democráticas, así como por la negativa de Turquía a reconocer a Chipre y retirar sus tropas de la isla mediterránea hasta que se llegue a un acuerdo sobre su división.

Ayer el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió que Turquía siga teniendo "la puerta abierta" para acceder a la Unión Europea, siempre que cumpla los requisitos fijados para ello.