Obama reafirma su apoyo a la creación de un Estado palestino

  • Washington, 18 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, reiteró hoy su apoyo a la creación de un Estado palestino y expresó su optimismo sobre el proceso de acercamiento a Irán, tras una reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Washington, 18 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, reiteró hoy su apoyo a la creación de un Estado palestino y expresó su optimismo sobre el proceso de acercamiento a Irán, tras una reunión con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

En declaraciones a la prensa en el Despacho Oval tras la reunión, que duró casi una hora más de lo previsto, Obama afirmó que habló con Netanyahu "de comenzar de nuevo negociaciones serias entre Israel y los palestinos", e indicó que a ambas partes les conviene "una solución de dos Estados".

Obama siempre ha respaldado la creación de un Estado palestino, pero en este caso lo afirmó en público delante de Netanyahu, quien hasta ahora ha rechazado apoyar una solución de dos Estados.

Netanyahu no llegó hoy a ese extremo. Indicó que puede ver un futuro en el que israelíes y palestinos "vivan en paz los unos junto a los otros", y expresó su voluntad de retomar de inmediato las negociaciones, rotas tras la entrada de las Fuerzas Armadas de su país en Gaza el año pasado.

Pero ese reinicio no será incondicional, puntualizó. Para ello los palestinos, según Netanyahu, deberán admitir el derecho a existir de Israel.

A su turno, Obama indicó que las dos partes deben cumplir las obligaciones adquiridas a lo largo del proceso de paz.

Si los palestinos deben dar mejores garantías para la seguridad de Israel, a su vez este país debe poner fin a la construcción de asentamientos en Cisjordania.

"He sugerido al primer ministro que tiene una oportunidad histórica para lograr movimientos serios en este asunto durante su mandato", indicó Obama.

"Creo que no hay razón por la que no podamos aprovechar esta oportunidad y este momento", añadió.

Los dos líderes comenzaron su reunión cerca de las 10.30 hora local (14.30 GMT) y no comparecieron ante la prensa hasta las 13.25 (17.25 GMT), cerca de una hora más tarde de lo previsto.

Su encuentro comenzó a solas antes de que, una hora más tarde, se les unieran sus equipos de asesores. Los dos líderes también compartieron un almuerzo de trabajo.

Además de al proceso de paz en Oriente Medio, Netanyahu y Obama dedicaron buena parte de sus conversaciones al programa nuclear iraní, que el primer ministro israelí definió como "la cuestión más apremiante" para su país.

El presidente estadounidense busca desarrollar un proceso de acercamiento a Irán en el que ofrece un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales si ese país se presta a cumplir sus compromisos internacionales, entre ellos la apertura al escrutinio de su programa atómico.

Según Obama, las conversaciones directas entre los dos países pueden comenzar una vez se hayan celebrado los comicios previstos para junio próximo en Irán, pues "un proceso electoral probablemente no sea el mejor momento para empezar a negociar".

Aunque a su juicio no se deben imponer "calendarios artificiales", calculó que para finales de este año será posible determinar si el proceso de acercamiento ha dado frutos.

Obama expresó su optimismo acerca del resultado que puedan ofrecer esas negociaciones, aunque también subrayó que no se va a estar "conversando eternamente".

Si no se logran resultados, EE.UU. se planteará tomar otra serie de medidas, incluida la imposición de sanciones más duras contra Teherán.

Washington considera que el programa nuclear que desarrolla Irán tiene fines militares, mientras que Teherán asegura que sus objetivos son pacíficos.

La reunión entre Obama y Netanyahu forma parte de una serie que el presidente estadounidense tiene previsto mantener con líderes de Oriente Medio.

La semana próxima, Obama recibirá al presidente egipcio, Hosni Mubarak, y al de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

Esta ronda de contactos culminará el 4 de junio cuando el presidente estadounidense pronuncie un discurso al mundo musulmán desde El Cairo.

El rey Abdalá II de Jordania ha indicado que en ese discurso es posible que Obama presente un nuevo plan de paz para Oriente Medio, que no solo incluiría la normalización de Israel con los palestinos, sino también con sus vecinos árabes, incluido Siria.