Obama y Netanyahu mantienen sus diferencias sobre Irán y O. Medio, tras su reunión

  • Washington, 18 may (EFE).- Barack Obama y Benjamín Netanyahu dejaron hoy de manifiesto que mantienen sus diferencias sobre Oriente Medio e Irán, en una reunión en la que el presidente de EE.UU. presionó al primer ministro israelí a favor de un Estado palestino.

Washington, 18 may (EFE).- Barack Obama y Benjamín Netanyahu dejaron hoy de manifiesto que mantienen sus diferencias sobre Oriente Medio e Irán, en una reunión en la que el presidente de EE.UU. presionó al primer ministro israelí a favor de un Estado palestino.

En declaraciones a la prensa en el Despacho Oval tras la reunión, que se prolongó casi una hora sobre el programa previsto, Obama afirmó que "conviene no sólo a los palestinos, sino también a los israelíes, a EE.UU. y a la comunidad internacional lograr una solución de dos Estados".

"He sugerido al primer ministro que tiene una oportunidad histórica para lograr movimientos serios en este asunto durante su mandato", indicó Obama. "Creo que no hay razón por la que no podamos aprovechar esta oportunidad y este momento", añadió.

El presidente estadounidense instó también a Netanyahu a poner fin a los asentamientos judíos en territorio palestino, tras recordarle que es uno de los compromisos israelíes dentro de la Hoja de Ruta.

"Los asentamientos deben detenerse para que podamos avanzar", indicó Obama, y además, recordó que la Autoridad Palestina debe hacer más para garantizar la seguridad.

El primer ministro israelí aseguró que está dispuesto a retomar "de inmediato" las conversaciones de paz con los palestinos, suspendidas después de que las Fuerzas Armadas israelíes entraran en Gaza el año pasado.

Pero condicionó esas conversaciones a que los palestinos acepten el derecho de Israel a existir como un Estado judío. Y, como ha hecho con anterioridad, declaró que apoya el derecho a la autodeterminación palestina, pero no mencionó un Estado para ese pueblo.

Netanyahu, que llegó al poder al frente de una coalición de derecha tras las elecciones israelíes de febrero, ha evitado hasta ahora expresar apoyo a la idea de un Estado palestino.

Ambos mandatarios abordaron también la cuestión del programa nuclear iraní, que el primer ministro israelí describió como el asunto "más acuciante" para su país.

Obama busca desarrollar un proceso de acercamiento con Irán, en el que ofrece un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales si ese país se presta a cumplir sus compromisos internacionales en lo que respecta a su programa atómico.

El presidente estadounidense quiso tranquilizar a Netanyahu al asegurar que, aunque no se deben imponer "calendarios artificiales", para fin de año se determinará si el proceso de acercamiento ha dado frutos.

"No estaremos conversando eternamente", subrayó, y si no se logran resultados, EE.UU. se planteará tomar otra serie de medidas, incluida la imposición de sanciones más duras contra Teherán.

La reunión, que comenzó a solas y continuó con la presencia de los equipos de asesores, se prolongó media hora más de las dos horas previstas inicialmente, según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, que reveló que el retraso se acumuló en el rato en que los dos mandatarios dialogaron sin testigos.

Gibbs negó que se hubieran presentado fricciones entre los dos líderes e indicó que cuando se presentan este tipo de situaciones "uno no alarga la conversación media hora más".

No obstante, indicó: "nunca pensamos resolver esto en sólo dos horas" y los dos países continuarán sus negociaciones.

El portavoz también señaló que esta tarde el consejero de Seguridad Nacional de EE.UU. se reunió con su colega israelí para retomar las conversaciones de los líderes.

La reunión entre Obama y Netanyahu forma parte de una serie de encuentros que el presidente estadounidense tiene previsto con líderes de Oriente Medio.

La semana próxima, Obama recibirá al presidente egipcio, Hosni Mubarak, y al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

Esta ronda de contactos culminará el 4 de junio cuando el mandatario estadounidense pronuncie un discurso al mundo musulmán desde El Cairo.

El rey Abdalá II de Jordania indicó que en ese discurso, Obama podría presentar un nuevo plan de paz para Oriente Medio, que no sólo incluiría la normalización entre Israel y los palestinos, sino también entre Israel y sus vecinos árabes, incluido Siria.