Perú da asilo al líder opositor venezolano Manuel Rosales

  • Lima, 27 abr (EFE).- El canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, anunció hoy que el Gobierno de su país concedió el asilo político al líder de la oposición venezolana Manuel Rosales.

Lima, 27 abr (EFE).- El canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, anunció hoy que el Gobierno de su país concedió el asilo político al líder de la oposición venezolana Manuel Rosales.

"El Gobierno peruano, fiel a una tradición histórica de su compromiso con el derecho internacional, decidió otorgar el asilo al ciudadano venezolano Manuel Rosales", dijo García Belaúnde ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano.

El jefe de la diplomacia peruana recordó que otros dos ciudadanos venezolanos también gozan de asilo político en Perú.

Posteriormente, y en declaraciones al Canal N de la televisión, el canciller precisó que la decisión se dio teniendo en cuenta consideraciones "humanitarias".

Rosales llegó a Perú a principios de abril como turista y la semana pasada pidió asilo político en Perú.

El Gobierno de Venezuela dijo hoy en Caracas que espera que Perú "capture y devuelva" al país a Manuel Rosales, a quien tildó de "delincuente", en cumplimiento de leyes internacionales y en colaboración a la lucha contra la corrupción.

"Esperamos que el Estado peruano, en su conjunto, y el Gobierno de Perú, de manera específica, cumplan con las leyes internacionales y capturen y devuelvan a Venezuela al delincuente Manuel Rosales", quien "está siendo procesado por delitos sumamente graves al patrimonio", declaró el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

"El Estado peruano está obligado a cumplir con los acuerdos internacionales", reiteró Maduro al pedir a las autoridades peruanas "que cooperen en la lucha contra el delito de corrupción", en la cual su país actúa "de manera transparente", advirtió.

El fundador de Un Tiempo Nuevo- quien la semana pasada dio un mensaje en Lima arremetiendo contra el presidente venezolano, Hugo Chávez- afronta un proceso por corrupción en su país, que él considera un juicio político.

La presencia de Rosales en Lima se da en momentos en que las relaciones entre Perú y Venezuela marchan por un buen camino, tras la crisis diplomática por el cruce de insultos en 2006 entre el presidente peruano, Alan García, y Chávez, que derivó en la retirada temporal de sus respectivos embajadores.