Refugiado colombiano es asesinado en Panamá por presuntos miembros de las FARC

  • Panamá, 18 feb (EFE).- Un refugiado colombiano fue asesinado hoy en Panamá por presuntos integrantes de la guerrilla de las FARC, informó el ministro de Gobierno, Dilio Arcia.

Refugiado colombiano es asesinado en Panamá por presuntos miembros de las FARC

Refugiado colombiano es asesinado en Panamá por presuntos miembros de las FARC

Panamá, 18 feb (EFE).- Un refugiado colombiano fue asesinado hoy en Panamá por presuntos integrantes de la guerrilla de las FARC, informó el ministro de Gobierno, Dilio Arcia.

Los hechos se registraron en el poblado de La Olla, en Boca de Cupé, provincia de Darién, fronteriza con Colombia, donde residía el fallecido, Aureliano Graciano Sepúlveda, de 38 años, con su mujer y cinco hijos.

Según el relato de testigos a los medios locales, tres hombres fuertemente armados con fusiles AK-47 acribillaron a Sepúlveda, cuyos familiares lograron escapar del ataque, que al parecer fue perpetrado por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los testigos agregaron que los agresores dejaron tras de sí folletos y afiches con propaganda rebelde.

Un boletín de prensa del ministerio de Gobierno y Justicia de Panamá señaló que Sepúlveda formaba parte de la población "bajo protección humanitaria temporal" residente en Boca de Cupé.

El ministerio de Gobierno confirmó que el cuerpo del colombiano "fue encontrado en los alrededores de La Olla, en el río Tuira, cerca de la población de Boca de Cupé en la provincia de Darién", donde se dedicaba a labores agrícolas.

"Las autoridades panameñas continúan con las investigaciones de rigor para esclarecer esta muerte" que la nota no atribuye a ningún grupo en particular.

El ministro Arcia confirmó a la prensa la muerte de Sepúlveda a manos de grupos "irregulares" colombianos que se desplazan a Panamá por la presión que ejerce sobre ellos el Ejército de Colombia.

El pasado 11 de febrero, Panamá entregó a Colombia cuatro supuestos guerrilleros que se entregaron un día antes a la policía panameña de fronteras, en la población de Jaqué, Darién, para acogerse voluntariamente a un programa de desmovilización en su país.

Los colombianos, entre ellos una mujer, fueron declarados "emigrantes ilegales" por el Servicio Nacional de Migración de Panamá, que los devolvió a Colombia, mientras que un comunicado de la Secretaría de Comunicación del Estado los identificó a su llegada como "presuntos irregulares".

Esta fue la primera vez que se dio a conocer la entrega de miembros de la guerrilla colombiana de las FARC a fuerzas policiales de Panamá, que no reconoce su presencia en su territorio nacional, a pesar de la frecuente identificación de grupos armados en la zona de frontera con Colombia, según testimonio de los pobladores del área.

Medios de prensa locales sostienen desde hace tiempo que los guerrilleros de las FARC se han refugiado en poblados del este panameño, donde huyen de la persecución del Ejército colombiano.