Shannon visita Bolivia para trabajar en un acuerdo que mejore la relación bilateral

  • La Paz, 19 may (EFE).- El secretario de Estado adjunto de EE.UU. para Latinoamérica, Thomas Shannon, iniciará mañana una visita de dos días a Bolivia para trabajar con el Gobierno de Evo Morales en un acuerdo marco para mejorar las deterioradas relaciones entre ambos países.

Shannon visita Bolivia para trabajar en un acuerdo que mejore la relación bilateral

Shannon visita Bolivia para trabajar en un acuerdo que mejore la relación bilateral

La Paz, 19 may (EFE).- El secretario de Estado adjunto de EE.UU. para Latinoamérica, Thomas Shannon, iniciará mañana una visita de dos días a Bolivia para trabajar con el Gobierno de Evo Morales en un acuerdo marco para mejorar las deterioradas relaciones entre ambos países.

Acompañado de Dan Restrepo, director para América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., Shannon será recibido por el presidente Morales en La Paz, según dijo hoy el ministro de Exteriores boliviano, David Choquehuanca, que no concretó en qué momento se celebrará esa audiencia.

Durante estas dos jornadas, la delegación norteamericana trabajará con el Gobierno boliviano en la confección de un acuerdo marco que, sin embargo, no quedará firmado durante la visita de Shannon, precisó Choquehuanca quien anunció posteriores reuniones en Estados Unidos y Bolivia sobre temas más específicos.

La visita de Shannon es la primera de un alto cargo de EE.UU. a La Paz desde la expulsión del embajador Philip Goldberg en septiembre del año pasado.

En la agenda de trabajo figuran asuntos como la cooperación al desarrollo, la Cuenta del Milenio, el narcotráfico y la suspensión a Bolivia de las preferencias arancelarias que EE.UU. concede a los países andinos para premiar su esfuerzo en la lucha antidrogas, mediante la ley conocida como ATPDEA.

Sobre este asunto, Choquehuanca reclamó que se haga "justicia" y se levante ese "veto", porque la suspensión de estos beneficios aduaneros fue, según dijo, una "decisión política" contra Bolivia impulsada por el ex presidente George W. Bush.

Las delegaciones estadounidense y boliviana también tratarán sobre cooperación jurídica y el asunto de la petición de extradición del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y algunos de sus ministros acusados en Bolivia de "genocidio", por las 63 muertes del "octubre negro" de 2003.

"Se empieza este diálogo de estas importantes delegaciones con el propósito de relanzar las relaciones entre EE.UU y Bolivia", explicó el canciller, quien reiteró, además, el deseo del Gobierno boliviano de mantener el "respeto mutuo" con la Administración norteamericana.

En ese sentido, Choquehuanca admitió que para tener "relaciones positivas, en algún momento, necesariamente" se tendrá que proceder al nombramiento de embajadores por parte de ambos países.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se han caracterizado por la tensión permanente desde la llegada al poder del izquierdista Evo Morales, que se define como antiimperialista.

El momento más crítico se vivió en septiembre de 2008, cuando Morales expulsó al entonces embajador estadounidense Goldberg, tras acusarlo de conspirar contra su Gobierno y de apoyar a sus opositores.

En esas fechas, el presidente boliviano también decidió prohibir las actividades en su país de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por su sigla en inglés) y expulsar a sus representantes.

Estados Unidos respondió a estas decisiones ordenando la salida del jefe de la legación boliviana en Washington, Gustavo Guzmán, y retiró a Bolivia los beneficios arancelarios del ATPDEA.

Con la llegada al poder de Barack Obama, el Gobierno de La Paz ha mostrado su deseo de mejorar sus relaciones con la nueva Administración norteamericana siempre que estén marcadas por el "respeto mutuo".

El pasado mes de marzo, la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, destacó la necesidad de establecer un "diálogo positivo y constructivo" con Bolivia en una carta remitida al canciller Choquehuanca.

En aquella misiva, Clinton compartía la visión de una relación bilateral "basada en el respeto mutuo y construida sobre esfuerzos significativos como la lucha para aliviar la pobreza y para erradicar el narcotráfico".