Suramérica avanza hacia el Banco del Sur y toma medidas contra la crisis global

  • Buenos Aires, 8 may (EFE).- Los ministros de Economía de siete países suramericanos alcanzaron hoy en Buenos Aires el acuerdo definitivo para crear el Banco del Sur, durante una reunión en la que Argentina y Brasil pactaron un sistema para reforzar sus reservas en divisas ante la crisis global.

Buenos Aires, 8 may (EFE).- Los ministros de Economía de siete países suramericanos alcanzaron hoy en Buenos Aires el acuerdo definitivo para crear el Banco del Sur, durante una reunión en la que Argentina y Brasil pactaron un sistema para reforzar sus reservas en divisas ante la crisis global.

"Hemos cerrado todos los puntos pendientes y por tanto ésta ha sido la última reunión ministerial", anunció el ministro argentino de Economía, Carlos Fernández, en una rueda de prensa compartida con su colega brasileño, Guido Mantega.

Los dos ministros coincidieron en que el acuerdo de Buenos Aires ha sido la mejor respuesta ante la crisis global, por lo que abogaron en favor de que el Banco del Sur se ponga en marcha "cuanto antes", como dijo el argentino, para lograr "la integración financiera", según apuntó el brasileño.

Los ministros de Economía de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela sellaron en Buenos Aires el acuerdo definitivo para poner en marcha el Banco del Sur, con un capital inicial de 7.000 millones de dólares.

Fernández aclaró que ahora falta una revisión técnica de los estatutos de la entidad financiera regional y que su creación sea aprobada por los parlamentos de los siete países fundadores.

Destacó que el acuerdo estatutario alcanzado en la capital argentina "tiene términos aceptables, por lo que puede ser rápidamente aprobado" por los parlamentos de cada país.

El banco regional tendrá un capital inicial de 7.000 millones de dólares, de los cuales Argentina, Brasil y Venezuela aportarán 2.000 millones cada uno.

Ecuador y Uruguay pondrán 400 millones cada uno y los 200 millones de dólares restantes serán desembolsados a partes iguales por Bolivia y Paraguay, indicó Fernández.

Cada socio "tendrá un voto" en el directorio, pero la aprobación de préstamos mayores a 70 millones de dólares necesitará el apoyo de los dos tercios del capital suscrito en el banco, agregó el ministro argentino.

El proyecto del Banco del Sur fue puesto en marcha formalmente por mandatarios y autoridades de los siete países fundadores en Buenos Aires el 9 de diciembre de 2007, un día antes de la toma de posesión de Cristina Fernández como presidenta de Argentina.

Por otro lado, Fernández y Mantega anunciaron además un acuerdo por el cual Argentina y Brasil harán un intercambio de divisas en moneda local por valor de 1.500 millones de dólares, con lo cual apuntan a reforzar sus sistemas monetarios en caso de emergencia.

Brasil, uno de los 15 países que ha firmado acuerdos similares con la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), está dispuesto a alcanzar pactos del mismo tono con el resto de los suramericanos, apuntó Mantega.

"Estos créditos recíprocos pueden usarse como tales o mantenerse como reserva monetaria, como hizo Brasil cuando recibió 30.000 millones de dólares de la FED", detalló.

El ministro brasileño dio a entender así que los fondos intercambiados con Argentina serán "de libre disponibilidad", es decir, que podrán usarse para reforzar las reservas monetarias o con fines financieros.

Fernández señaló que la puesta en marcha del acuerdo monetario con Brasil, mecanismo llamado "swap de monedas", será analizada por técnicos de los dos países la semana próxima.

Se trata de aplicar "un mecanismo simple, con operatividad por medio de los bancos centrales" de Argentina y Brasil, matizó Fernández.

Argentina tiene un acuerdo con China para el intercambio de divisas en moneda local por valor de 10.000 millones de dólares, lo cual fue tomado con recelo por los empresarios locales, que temen que esos fondos terminen financiando una "avalancha" de importaciones de productos chinos.

Algunos analistas interpretan ahora que el pacto con Brasil servirá para que Argentina cuente con recursos adicionales en vista de las dificultades de este país para acceder al crédito en los mercados internacionales.

"Estamos reforzándonos mutuamente" en vista de que la crisis global recortó el acceso al crédito para las naciones en desarrollo, remarcó Mantega al explicar la estrategia regional.