Un informe de la ONU señala a opositores de Pando como responsables de una masacre de campesinos

  • La Paz, 25 mar (EFE).- Un informe de Naciones Unidas presentado hoy apunta a los opositores autonomistas que controlaban la Prefectura (Gobernación) de Pando como responsables de la "masacre de campesinos" ocurrida en esta región boliviana el pasado septiembre.

Un informe de la ONU señala a opositores de Pando como responsables de una masacre de campesinos

Un informe de la ONU señala a opositores de Pando como responsables de una masacre de campesinos

La Paz, 25 mar (EFE).- Un informe de Naciones Unidas presentado hoy apunta a los opositores autonomistas que controlaban la Prefectura (Gobernación) de Pando como responsables de la "masacre de campesinos" ocurrida en esta región boliviana el pasado septiembre.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Bolivia, el canadiense Denis Racicot, presentó en La Paz su informe sobre los hechos violentos del pasado 11 de septiembre en Pando, donde, según el documento, se estima que murieron once personas.

"La masacre de campesinos constituye una grave violación de Derechos Humanos que habría sido cometida por personal de la Prefectura de Pando, funcionarios del Sedcam (Servicio de Caminos), miembros del Comité Cívico de Pando y otros partidarios de la prefectura", dijo Racicot.

En este informe, Naciones Unidas ofrece las conclusiones de su investigación sobre la violencia desatada en septiembre pasado entre los seguidores del Gobierno del izquierdista Evo Morales y los del entonces prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, que llevaron al Ejecutivo a declarar el estado de sitio en la región.

Según Racicot, "hubo un ataque frontal con uso de armas letales de forma indiscriminada y unilateral, y los campesinos no tuvieron más remedio que salvarse quien pudiera".

Una de las principales conclusiones del informe de Naciones Unidas es que en Pando se produjo una "masacre", término que se aplica en sucesos violentos cuando se registran más de tres víctimas fallecidas, según explicó Racicot.

Otro de los datos es que en la masacre murieron once personas -dos opositores afines a la Prefectura y nueve campesinos-, cifra que según Racicot es la que provisionalmente está manejando la Fiscalía boliviana.

Naciones Unidas no incluye en su informe -como sí hace el presentado por la Cámara de Diputados de Bolivia- las dos muertes ocurridas el 12 de septiembre, al día siguiente de la matanza, cuando el Ejército tomó el aeropuerto de Cobija, la capital pandina.

En cualquier caso, el representante de la ONU admitió que todavía no hay conclusiones definitivas sobre el número exacto de muertes en este episodio y abogó por que la investigación de la Fiscalía "siga su curso".

Recordó en este sentido que hay alegaciones sobre personas muertas cuyos cuerpos están en paradero desconocido, un extremo que la investigación de Naciones Unidas no ha podido corroborar.

El número de muertes Pando que recogen los informes de Naciones Unidas y la Cámara de Diputados de Bolivia contrastan con las conclusiones de la comisión enviada por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que determinó la matanza de 20 campesinos y de dos funcionarios opositores.