Visita del presidente de Irán a Brasil genera primeras protestas

  • Sao Paulo, 26 abr (EFE).- La visita oficial que el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, realizará el próximo 6 de mayo a Brasil generó hoy las primeras protestas en el mayor país latinoamericano, que se precia de ser una nación en la que colectividades numerosas de judíos y musulmanes conviven pacíficamente.

Visita del presidente de Irán a Brasil genera primeras protestas

Visita del presidente de Irán a Brasil genera primeras protestas

Sao Paulo, 26 abr (EFE).- La visita oficial que el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, realizará el próximo 6 de mayo a Brasil generó hoy las primeras protestas en el mayor país latinoamericano, que se precia de ser una nación en la que colectividades numerosas de judíos y musulmanes conviven pacíficamente.

Un grupo de participantes en una marcha en homenaje a las víctimas del Holocausto realizada por la comunidad judía este domingo en Sao Paulo, la mayor ciudad suramericana, aprovechó la pacífica manifestación para exhibir carteleras de repudio a la visita de Ahmadinejad.

Las críticas a la visita fueron reforzadas por el alcalde de Sao Paulo, Gilberto Kassab, quien participó en el acto. "No veo ningún sentido en que nos acerquemos a aquellos que no quieren la paz", afirmó el gobernante municipal.

Las manifestaciones de repudio a la visita del presidente iraní coincidieron con la convocatoria de algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos a una manifestación aún mayor en Brasilia el día de la visita de Ahmadinejad al país.

Según la estatal Agencia Brasil, el acto para recordar el Holocausto judío y rechazar la visita del presidente de Irán reunió a cerca de mil personas que, con camisas blancas y en silencio, marcharon hasta el Cementerio Israelita de Butanta.

La llamada Marcha de la Vida y Contra la Intolerancia y la Discriminación es un desdoblamiento en Brasil de la Marcha de la Vida Mundial, que es realizada anualmente en Polonia por esta época y que recuerda la caminada de los judíos en dirección a los campos de exterminio de Auschwitz y Birkenau.

Los manifestantes criticaron el que el Gobierno brasileño acepte la visita de un político que, durante la Conferencia de la ONU contra la Discriminación realizada la semana pasada en Ginebra, pronunció un discurso en el que cuestionó la existencia del Holocausto y llamó a Israel de "régimen racista cruel y represor".

Pese a que el Gobierno brasileño divulgó un comunicado en el que lamentó las declaraciones de Ahmadinejad, ha recibido críticas por su posición poco clara frente al incidente y debido a que sus representantes, al contrario de los europeos, no se retiraron del plenario de la ONU en que el presidente iraní pronunció su discurso.

En su comunicado, sin embargo, la cancillería brasileña dijo que el asunto será abordado en la agenda de la visita que el presidente iraní realizará al país el 6 de mayo.

"El Gobierno brasileño tomó conocimiento, con particular preocupación, del discurso del presidente iraní que, entre otros aspectos, le restó importancia a acontecimientos trágicos e históricamente comprobados, como el Holocausto", según la nota.

"El Gobierno considera que manifestaciones de esa naturaleza perjudican el clima de diálogo y entendimiento necesario al tratamiento internacional de la cuestión de la discriminación", agrega la nota.

Algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos anunciaron este final de semana que están preparando manifestaciones de protesta contra Ahmadinejad en el día de su visita a Brasilia.

Tales organizaciones, en correos electrónicos enviados a diferentes medios de comunicación, aseguran que el Gobierno brasileño coloca los intereses materiales por encima de los valores humanos al recibir al presidente de un país en donde supuestamente se practican sistemáticas violaciones a los derechos humanos.

En su convocatoria, las organizaciones piden a los manifestantes asistir a la manifestación con carteles criticando las penas de muertes impuestas a homosexuales en Irán y los apedreos contra las mujeres, así como mostrando que Ahmadinejad no es bienvenido a Brasil.