Zona china del terremoto interesada en que España invierta en energía solar

  • Chengdu (China), 29 abr (EFE).- El norte de Sichuan, que en 2008 se vio afectado por un fuerte terremoto de 8 grados que destruyó buena parte de sus infraestructuras, está interesado en que España invierta en el desarrollo de energía solar en la zona, destacó hoy a Efe Luis Espárrago, subdirector para Asia de la empresa pública P4R.

Chengdu (China), 29 abr (EFE).- El norte de Sichuan, que en 2008 se vio afectado por un fuerte terremoto de 8 grados que destruyó buena parte de sus infraestructuras, está interesado en que España invierta en el desarrollo de energía solar en la zona, destacó hoy a Efe Luis Espárrago, subdirector para Asia de la empresa pública P4R.

Según el responsable de P4R, compañía que sirve de puente a empresas españolas interesadas en invertir en el extranjero, la zona, cercana al Tíbet, ofrece "un proyecto de inversión de más de 100 millones de euros en la zona afectada por el seísmo, que está reconstituyendo su tejido productivo y apuesta por nuevas energías".

La energía solar, que hasta ahora no era utilizada en esa zona (China durante décadas apostó por fuentes de energía como el carbón) es uno de los principales intereses para la región devastada por el seísmo de Wenchuan, que el 12 de mayo de 2008 causó 90.000 muertos y desaparecidos.

Espárrago explicó que la zona del terremoto, ahora en un ingente proceso de reconstrucción, es una región en la que España "aún no está muy presente" pues "en situaciones como ésta todos quieren venir, las aguas están demasiado revueltas y se ha preferido esperar a que acabara el revuelo".

El responsable de P4R destacó que "una docena de empresas españolas serían capaces de encargarse del proyecto", dado el liderazgo mundial de España en energías renovables como la solar o la eólica, aunque subrayó que "hay que valorar cuál podría hacerlo mejor y tiene realmente interés".

Espárrago destacó que también hay autoridades chinas en contacto con P4R para buscar inversión española para dos parques eólicos en el noreste de China, con una potencia de entre 50 y 100 megavatios cada uno y "mucho interés en que haya inversión extranjera".

Asimismo, añadió, zonas del centro de China están interesadas en que empresas españolas inviertan en otro sector donde destacan mundialmente, el tratamiento de aguas, y en el que el país asiático aún tiene mucho que hacer ya que el rápido crecimiento económico ha producido una enorme contaminación y apenas se tratan los residuos.

Espárrago añadió que las empresas españolas deberían intentar también acercarse al sector ferroviario chino, una de las prioridades de desarrollo de China y donde "es una pena que no se esté haciendo más" por parte de las compañías punteras de España.

"Incluso se podrían explotar líneas de ferrocarril, pues ya nos han llegado peticiones", aseguró.

La empresa pública P4R, especializada en cooperación y comercio exterior, facilita servicios a empresas españolas interesadas en invertir en otros países.

Deriva su nombre del movimiento de ajedrez "peón cuatro rey", que en la jerga de este juego es conocido precisamente como "apertura española", principal objetivo de la compañía.