El Gobierno de La Rioja invertirá más de 8,7 millones de euros en la construcción de la variante de Entrena

LOGROÑO, 03 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de La Rioja invertirá más de 8,7 millones de euros en la construcción de la variante de Entrena, en la carretera LR-137, tal y como aprobó hoy en Consejo de Gobierno y dio a conocer el consejero de Presidencia, Emilio del Río.

Esta cantidad se distribuirá en tres anualidades: un millón de euros en 2009, cinco en 2010 y 2,7 millones en 2011. El objetivo de las obras, con un plazo de ejecución de 24 meses, indicó el Gobierno riojano, es evitar el tráfico rodado por la localidad y canalizar las conexiones con las carreteras de Sojuela y Medrano.

Esta inversión, explicó, viene justificada por la alta densidad de tráfico, superior a 2.000 vehículos por día (un diez por ciento de los cuales son pesados), y que ha aumentado como consecuencia de la apertura al tráfico del túnel de Piqueras.

Por la LR-137, además de conectar transversalmente con la autovía A-12, la autopista AP-68 y la N-232, se estructura el tráfico de municipios como Navarrete, Fuenmayor y Entrena, de ahí la importancia de esta inversión adoptada por el Gobierno de La Rioja.

La variante comenzará en el punto kilométrico cuatro y se extenderá hasta el punto kilométrico 7,500, por lo que tendrá una longitud aproximada de 3,5 kilómetros y una anchura de calzada de 11,5 metros.

Estará dotada de un carril por sentido (de 3,5 metros de ancho), arcenes de metro y medio, y berma de 0,75 metros. El eje de la nueva variante estará formado por dos tramos. El primero comprende 1.300 metros y comienza en el punto kilométrico 4, donde se proyecta una intersección en T para dar acceso a la antigua carretera LR-137.

Este tramo concluye en una glorieta cerrada, con 68 metros de diámetro exterior, que permitirá la conexión con la carretera LR-475 en dirección a Sojuela.

El siguiente tramo tiene un desarrollo de 2.210 metros, comprendido entre la citada glorieta y la rotonda que, situada en el punto kilométrico 3,400 y con 68 metros de diámetro exterior, conectará la variante con la LR-444 en sentido a Medrano.

Como consecuencia de los cruces de caminos y caudales que jalonan toda la variante, se construirán estructuras singulares para salvar su paso.

Así, se ha proyectado un cruce a distinto nivel con el camino ubicado en el punto kilométrico 2,083; también se ha dispuesto un arco prefabricado para mantener la continuidad con el barranco de La Yasa en el punto kilométrico 0,780; y se realizarán marcos prefabricados de hormigón armado para la recogida de las aguas en el tramo intermedio de la variante. Este mismo tipo de marcos permitirán la recogida de las aguas procedentes del Barranco de Val.

Como elemento de seguridad se ha dispuesto la colocación de barreras metálicas de seguridad en aquellos terraplenes que superen los tres metros de altura; y se protegerán los elementos singulares como obras de fábrica, carteles y terraplenes de caminos.

La actuación se ejecutará en una zona excluida de áreas de interés de fauna, flora o espacios protegidos. Por lo que respecta a las fuentes hidrográficas atravesadas por la variante, se han previsto dos pasos para salvar los cauces de caudal intermitente del Barranco de La Yasa y De Val.

Dada la "magnitud y duración de la actuación", se ha diseñado un plan de desvíos con el objetivo de garantizar la seguridad de los trabajadores de la obra y evitar daños a terceros. La primera medida adoptada será la de limitar la velocidad de circulación en la zona a los cuarenta kilómetros por hora.