El PP pide la "dimisión irrevocable" de Oria por un presunto delito de falsificación de documento público

SANTANDER, 6 (EUROPA PRESS)

El diputado 'popular' Francisco Rodríguez Argüeso pidió hoy la "dimisión irrevocable" del consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria, por un presunto delito de falsificación de documento público, y dio una semana al presidente del Gobierno, Miguel Ángel Revilla, para que estudie los expedientes del edificio Lagunilla "y si ve indicios de delito", los lleve a la Fiscalía porque en caso contrario lo hará el PP, advirtió.

Rodríguez Argüeso acusó a Oria de firmar tres expedientes de ejecución de obra por importe total de 280.076 euros en el edificio Lagunilla, que acogerá la sede de la Dirección General de Desarrollo Rural, cuando las obras, según afirmó hoy el propio consejero, no han comenzado.

El PP dispone de tres expedientes por importe de 280.096 euros, pero el diputado aseguró que el consejero ha firmado cuatro certificaciones de obra ejecutada por importe de 382.000 euros cuando el presupuesto de la obra asciende 532.000 euros, "y dice que no se han iniciado las obras", denunció.

Según el diputado 'popular', se trata de un hecho "gravísimo" por "deslealtad a la Administración", por "engañar al Parlamento de Cantabria" y "por firmar a una empresa pública nacional unas certificaciones de ejecución de obra que no se han realizado".

Por ello, subrayó que si el consejero ha firmado "realmente" esos documentos, tendría que presentar la "dimisión irrevocable ya".

Por su parte, Oria replicó que estas cantidades corresponden a "pagos a cuenta" a Tragsa por "la adquisición del material necesario para ejecutar las obras".

Además, en respuesta a la pregunta de Rodríguez sobre los pagos por el acondicionamiento de las instalaciones de la Dirección General de Desarrollo Rural, el consejero informó que en el año 2007 se abonaron 101.273 euros; en 2008, un total de 207.611 euros y en 2009, la cantidad de 53.168 euros.

Tras apuntar que el coste del alquiler se compensará "en parte" con ahorros de arrendamientos que se dejarán de pagar cuando se disponga del nuevo edificio, Oria subrayó que su departamento no es el causante de la "demora" en las obras del edificio sino "la víctima", ya que el Ayuntamiento de Santander no le ha concedido la licencia que solicitó en febrero de 2008 para un edificio que ha funcionado durante 19 años "con diferentes actividades sin que se hayan producido inconvenientes urbanísticos y sin que el Ayuntamiento de Santander haya puesto nunca problema alguno".

"A la vista está que cuando una Consejería del PP financiaba acciones formativas, el edificio no tenía problema alguno. Los problemas han comenzado cuando quiere utilizarlo una Consejería de este Gobierno, cosa que ya ha ocurrido en más ocasiones, por ejemplo, con el edificio de la Filmoteca regional", aseguró, por lo que preguntó a Rodríguez Argüeso si con sus preguntas quería "dejar en evidencia al Gobierno o al Ayuntamiento de Santander".