La Diputación de Barcelona destina una partida extra de 30 millones a paliar los efectos de la crisis

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS) La Diputación de Barcelona tratará de paliar los efectos de la crisis económica que sufren los ciudadanos y los ayuntamientos de la provincia con una partida extra de 30 millones de euros, procedente de remanentes positivos de 2008, que se dirigirá especialmente a la creación de ocupación y a ayudas sociales para familias. En la presentación del nuevo plan, el presidente de la Diputación de Barcelona, Antoni Fogué, argumentó que la partida pretende ampliar y actualizar algunos de los ámbitos ya previstos en los presupuestos de 2009 --aprobados inicialmente en noviembre de 2008--, pero cuya situación ha cambiado en los últimos cuatro meses por la crisis. En estos meses, la demanda de servicios locales de ocupación ha crecido entre un 20 y un 50 por ciento por el incremento del paro, mientras que las peticiones de ayudas sociales han registrado un aumento "significativo", que Fogué no concretó. En cualquier caso, alertó de la existencia de un "nuevo perfil inédito hasta ahora". "No estamos hablando de pobreza, sino de parados nuevos que no están acostumbrados a dirigirse a las ayudas sociales", señaló. Por este motivo, un total de 18 millones de euros irán dirigidos a acciones generadoras de ocupación --9 millones--, a paliar los efectos de la crisis en las familias --7,5 millones-- y a actuaciones para garantizar las inversiones locales y el gasto social. El plan también prevé ayudas de 4 millones de euros para los gastos extraordinarios sufridos por los efectos del temporal de viento el 22 de enero. De esta forma, la Diputación prevé cubrir hasta el 60 por ciento de las demandas de los municipios para el alquiler de maquinaria, contratación de personal y retirada de troncos. Por otro lado, destinará 3 millones a ayudas a la gestión del programa de los Fondos Estatales de Inversión Local (FEIL), promovido por el Gobierno central, para que en la provincia de Barcelona "ningún euro se quede sin gastar". Fogué evidenció la existencia de municipios pequeños que no tenían recursos para encargar el proyecto de obras, y la Diputación ha ayudado, y que una vez presentados requieren ayudas para la dirección de las nuevas obras. Otros 5 millones irán dirigidos a la ampliación del Programa de Concertación Local, para reforzar los servicios públicos que evitan la segregación de los colectivos desfavorecidos --para programas de construcción de calles y centros cívicos, con criterios de máxima creación de ocupación--. Fogué también explicó que se ha resuelto el concurso que permite garantizar 110 millones de euros en créditos para municipios para abordar inversiones locales en 2009, con intereses que para los consistorios serán de entre el 0,5 y el 0,8 por ciento, lo que consideró "estimulante" para promover las inversiones. El presidente de la Diputación de Barcelona advirtió de que los ayuntamientos parten de una situación de "insuficiencia financiera", a la que hay que añadir la situación de crisis que supone una bajada de los ingresos y al mismo tiempo un incremento de la demanda de servicios sociales. Para 2010, dibujó un escenario "peor" aunque la crisis no se agrave, porque los ingresos de la administración estarán en función de la economía de 2008. Por tanto, la situación puede ser "complicada". En este sentido, pidió que se aborde el nuevo sistema de financiación local, que consideró tan "necesario y fundamental" como el autonómico.