Medio Ambiente adelanta a 2010 la entrada en servicio de seis tramos de la Autovía del Agua

La inversión realizada en esta obra de infraestructura hidráulica asciende a 104 millones de euros

SANTANDER, 17 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Medio Ambiente adelantará a 2010 la finalización y puesta en servicio de seis nuevos tramos de la Autovía del Agua, gracias a la inversión adicional de 7,4 millones de euros durante el próximo ejercicio.

Los 45 kilómetros que verán recortado su plazo de ejecución se corresponden con los tramos San Vicente de la Barquera-Valdáliga, depósito de Polanco-Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Vispieres, Polanco-Bajo Pas, Valdáliga-Cabezón de la Sal y San Salvador de Heras-Camargo, con un importe conjunto de 48 millones.

La inversión efectuada hasta la fecha en el desarrollo de esta infraestructura de abastecimiento asciende a 104 millones de euros, informó el Gobierno regional.

Según la Consejería, la modificación del programa de trabajo de las seis actuaciones señaladas se enmarca en las medidas de dinamización económica impulsadas por el Gobierno de Cantabria, y supone, a juicio del consejero, Francisco Martín, "un importante esfuerzo presupuestario, que muestra el carácter rentable, en términos socioeconómicos, de la apuesta del Ejecutivo por la sostenibilidad".

La inyección de 7,4 millones de euros adicionales en el próximo ejercicio permitirá que los tramos concernidos se ejecuten durante 2009 y 2010, frente a los plazos iniciales que, tras su adjudicación el pasado septiembre, preveían su finalización en 2011.

54 KILÓMETROS EN SERVICIO

La Autovía del Agua cuenta ya con 54 kilómetros en servicio, estando prevista la entrada en funcionamiento, a corto plazo, de 10 kilómetros más, correspondientes al tramo Villaescusa-Ribamontán al Monte. La ejecución de este tramo sufrió recientemente una paralización temporal, a la altura de Heras, para proceder a la excavación y catalogación de una necrópolis medieval.

A día de hoy, quedan pendientes de licitar los tramos de Cabezón de la Sal-Reocín, Bajo Pas-Camargo y Depósito de Viérnoles-Depósito de Polanco, con un total de 20 kilómetros. A su conclusión, en 2011, la entrada en servicio de la Autovía del Agua habrá supuesto una inversión de 140 millones de euros, a la que habrá que sumar 72 millones en instalaciones auxiliares, como estaciones de tratamiento, depósitos, captaciones y conexiones al bitrasvase Ebro-Besaya.

Para Martín, esta infraestructura cumple "el objetivo del Gobierno de Cantabria de dar solución, de una vez por todas, a los problemas históricos de insuficiencia en el abastecimiento de agua a nuestra población". Señaló que su diseño responde "a los retos del bienestar presente y futuro de la región, ya que en su definición se han tenido en cuenta las necesidades del tejido industrial cántabro, así como el crecimiento demográfico y turístico en Cantabria para los próximos 25 años".

GARANTÍA DE ABASTECIMIENTO

La Autovía del Agua está conformada por una tubería continua de 160 kilómetros de longitud y diversas instalaciones complementarias, que conectarán en paralelo todas las cuencas interiores de Cantabria, de Unquera a Castro Urdiales.

A este eje longitudinal se le incorporarán, perpendicularmente, los cursos de agua naturales e intervenidos, así como las conducciones de derivación hacia los diversos planes hidráulicos regionales.

De este modo, la Autovía del Agua pondrá en contacto las zonas con mejor dotación, con aquellas que sufren una mayor escasez de recursos hídricos. Todo ello, sin provocar perjuicios en las cuencas donantes, respetando los caudales ecológicos, y consiguiendo, según Martín, "un reparto solidario del agua, entre nuestros ciudadanos de hecho y de derecho".