El abogado de la parte civil cree que Fujimori busca la intervención de Alan García

  • Lima, 3 abr (EFE).- El ex presidente peruano Alberto Fujimori está pidiendo "a gritos" la intervención del actual mandatario de Perú, Alan García, en su juicio para ser absuelto por abusos a los derechos humanos, afirmó hoy el abogado de la parte civil, Carlos Rivera.

El abogado de la parte civil cree que Fujimori busca la intervención de Alan García

El abogado de la parte civil cree que Fujimori busca la intervención de Alan García

Lima, 3 abr (EFE).- El ex presidente peruano Alberto Fujimori está pidiendo "a gritos" la intervención del actual mandatario de Perú, Alan García, en su juicio para ser absuelto por abusos a los derechos humanos, afirmó hoy el abogado de la parte civil, Carlos Rivera.

El defensor de las 25 víctimas de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, por las que es procesado Fujimori, dijo a los periodistas que el discurso del ex mandatario ante la sala "es un mensaje al presidente Alan García pidiendo a gritos su intervención en el juicio".

"Como García fue absuelto, que me apliquen la misma regla de impunidad", dijo Rivera interpretando las palabras del acusado.

Hasta ahora, el mandatario peruano se ha limitado a pedir respeto para la autonomía del Poder Judicial en el "megajuicio" contra Fujimori durante el largo juicio que concluye hoy.

Durante el primer gobierno de García (1985-1990) se produjeron varios de los casos de violación de los derechos humanos denunciados por la Comisión de la Verdad y Reconciliación en 2003, entre ellos las matanzas en los penales de El Frontón y Lurigancho en 1986 (cerca de 200 muertos).

García fue excluido de esos procesos, al igual que su actual vicepresidente Luis Giampietri, un alto oficial de la Marina en retiro que comandó las acciones para sofocar un motín en El Frontón.

El abogado interpretó las palabras de Fujimori como que "no es suficiente el desinterés del actual gobierno en este caso", sino que ahora Fujimori pide la intervención de García.

Rivera aclaró que las pruebas escritas de los crímenes, que Fujimori ha negado, "no existen en ninguna parte del mundo porque son crímenes del sistema".

"La orden para cometer la matanza de Barrios Altos (1991) la da el asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos, que era el representante del presidente ante las Fuerzas Armadas, mientras que la decisión de la intervención en la universidad La Cantuta (1992) sólo pudo venir de la máxima instancia del Estado", agregó.

El letrado explicó que entre los casos de Barrios Altos y La Cantuta, hubo ocho operaciones más del grupo Colina, un escuadrón militar encubierto que cometió los asesinatos.

En tal sentido, desechó la versión de Fujimori de que los dos casos investigados fueron hechos aislados cometidos por elementos "desviados" de las Fuerzas Armadas, porque -dijo- eso significaría que el Ejército "era una sarta de desviados".

Según Rivera, "hubo una decisión política (para hacer desaparecer y ejecutar a sospechosos de terrorismo) que se convierte en política de estado".