J.- Durán cree que en Ciutadans ya había disidentes que querían pasar a UPyD antes de la coalición con Libertas

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista de la coalición 'Libertas-Ciudadanos de España' a las elecciones europeas, Miguel Durán, desvinculó hoy la crisis abierta en Ciutadans de los comicios del 7 de junio y afirmó que en el seno del partido ya había antes "disidentes" que "pretendían" que la formación "desapareciera" para integrarse en Unión, Progreso y Democracia (UPyD).

Numerosos dirigentes del partido liderado por Albert Rivera presentaron su dimisión tras conocerse que concurriría a las elecciones europeas junto a Libertas, una plataforma creada por el irlandés Declan Ganley y que lideró en su país el movimiento contra el Tratado de Lisboa. Entre las renuncias se encuentran las de los dos diputados que la formación tenía en el Parlamento catalán junto a Rivera.

Sin embargo, el ex director de la ONCE y de Telecinco precisó que él no es miembro de Ciutadans y que ni siquiera participó en el proceso de configuración de la coalición, ya que le propusieron encabezar la lista electoral cuando el acuerdo ya estaba cerrado. Por ello, apuntó que no se siente "responsable" de los problemas pasados de Ciutadans, aunque sí será "corresponsable de lo que pueda pasar en el futuro".

"Desde mucho antes de que esta coalición se haya proyectado públicamente, había dentro de Ciutadans personas que tenían la pretensión de que desapareciera y la mayor parte de su militancia pudiera pasar a otro partido de creación más reciente", argumentó Durán en referencia a UPyD en una conferencia pronunciada en el Fórum Europa.

En este contexto, y porque insistió en que será "corresponsable" del futuro, hizo un llamamiento a los críticos y les preguntó si su postura es "realmente buena" para Ciutadans, "si es buena para la democracia" y si no deberían "haber dicho con claridad sus verdaderos deseos".

"Creo que en Ciutadans había disidencias mucho antes, y sobretodo que hay gente que se ha decantado claramente y ha dicho que quiere que UPyD lidere esto", reiteró antes de lamentar que ninguno de los críticos haya "querido" hablar con él. "Hubiera estado encantado de que me explicaran cosas, pero no lo han hecho", subrayó.

En este contexto, aseguró que no teme electoralmente a la formación liderada por Rosa Díez y señaló que Libertas tratará de "convencer a la gente" de su propio proyecto. Así, apostó por conseguir aumentar la participación el próximo 7 de junio y poder "pescar en ese caladero" de nuevos votos, aunque reconoció que también estará "encantado" si es capaz de "arrebatar" sufragios a otros partidos.

GONZÁLEZ "UN GRAN SEÑOR" Y AZNAR "UN PERSONAJE EMINENTE"

Durán estuvo arropado en su intervención por el presidente y creador de Libertas, Declan Ganley, y por el premio Nobel de la Paz y ex-presidente de Polonia Lech Walesa, quien precisó que no está se encuadra en ningún partido sino que lucha por una Europa "en paz, libertad y democracia". Sin embargo, sí que reconoció que los diagnósticos sobre Europa formulados por Libertas le son "muy cercanos".

En este sentido, defendió que no se puede "encajonar" a ningún partido y que hay "hablar con todos" para escuchar su opinión. Según explicó, con estos objetivos está trabajando en el seno de la Unión Europa, donde ha tenido oportunidad de coincidir con los ex presidentes españoles Felipe González y José María Aznar. Del primero dijo que es "un gran señor" con diferentes ideas a las suyas pero "muy trabajador", mientras que a Aznar le calificó como "un personaje eminente con una visión de Europa muy clara".

Walesa defendió además la necesidad de construir Europa sobre la base de unos valores. "Es cierto que cada país tiene sus valores, pero tenemos que intentar encontrar unos valores comunes --argumentó--. ¿Sobre qué bases queremos construir Europa?, se habla de la libertad y del mercado libre, ¿pero dónde están los valores?".

LOS IRLANDESES QUIEREN CAMBIOS, NO EXPLICACIONES

Por su parte, Declan Ganley insistió en la oportunidad que tiene Europa para "hacer grandes cosas" pero avisó de que para ello es necesario "cambiar cosas". En este contexto enmarcó su rechazo al Tratado de Lisboa y aseguró que los irlandeses no quieren que se les ofrezca una segunda votación, sino que se cambien cosas del texto.

"El texto del Tratado no va a cambiar ni una coma y no queremos que los políticos nos hagan interpretaciones, sabemos leer --advirtió Ganley--. Necesitamos cambios, no explicaciones, no queremos la misma pregunta estúpida una segunda vez".

Respecto a la entrada de Turquía en la Unión Europea, el líder de Libertas hizo especial hincapié en el impacto "matemático" que eso tendría y criticó que países pequeños como Irlanda "se convertirían en irrelevantes". Por ello, afirmó que no ve a Turquía como miembro de la Unión Europea "durante mucho tiempo".

Por su parte, el candidato de la coalición en España tampoco apoyó esta posibilidad y explicó que, a su juicio, es más importante que Europa "centre" su construcción en el proyecto actual, algo que "Turquía dificultaría mucho". Además, apuntó que incluso "por mentalidad y proximidad" ve mucho más cerca de la Unión Europea a países de Sudamérica que a Turquía.