La coalición de gobierno en Italia se fusiona en un partido a partir de hoy

  • Roma, 27 mar (EFE).- La coalición de gobierno en Italia, formada por el partido político del primer ministro, Silvio Berlusconi, y su socio en el gobierno, Alianza Nacional, se fusionarán en un solo partido durante un congreso de tres días que comienza hoy en Roma.

La coalición de gobierno en Italia se fusiona en un partido a partir de hoy

La coalición de gobierno en Italia se fusiona en un partido a partir de hoy

Roma, 27 mar (EFE).- La coalición de gobierno en Italia, formada por el partido político del primer ministro, Silvio Berlusconi, y su socio en el gobierno, Alianza Nacional, se fusionarán en un solo partido durante un congreso de tres días que comienza hoy en Roma.

La coalición Pueblo de la Libertad (PDL) se transformará en un partido que concreta los planes de Berlusconi de sumar su propio partido, Forza Italia, con todo el centro derecha italiano para lograr una formación hegemónica en la política italiana.

El I Congreso del Pueblo de la Libertad, como se llamará el partido unificado, se desarrollará en la Feria de Roma durante tres días, con la participación de 6.000 delegados y la cobertura de mil periodistas.

El partido PDL nace en un momento en el que Berlusconi domina los resortes del poder y no parece sufrir ningún desgaste a pesar de estar gobernando a través de una grave crisis y de que la economía pasa por una profunda recesión.

Además, la oposición del Partido Democrático (PD) se encuentra en un periodo de crisis y en pleno proceso de cambio de líderes, tras la reciente toma de posesión de Dario Franceschini como líder.

No obstante, los medios locales aseguran que el nuevo PDL nace como un partido con dos almas, la de Berlusconi, y la de su máximo socio, el líder de Alianza Nacional y presidente de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini.

Ambos dirigentes tuvieron ayer mismo un encontronazo después de que Berlusconi afirmara que los diputados acuden al Parlamento para "hacer bulto", ya que los jefes de grupo podrían encargarse de votar por todos.

Fini le respondió afirmando que el primer ministro debería respetar los procedimientos parlamentarios y que no debería ridiculizarlos.