Sanz pide "generosidad" a los dirigentes de UPN para que el partido sea "más líder que nunca" tras el congreso

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS) El presidente de UPN y del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, pidió hoy "generosidad" a los dirigentes de la formación regionalista para que el partido sea "más líder que nunca" tras el congreso del próximo 19 de abril. Durante su intervención en la reunión del Consejo Político de UPN, celebrada esta tarde en Estella, Sanz destacó que hay que tener en cuenta que "no siempre es posible que todos estén en todos los sitios", por lo que pidió a los dirigentes regionalistas "generosidad" y que "antepongan los intereses generales a los personales". "Es verdad que en UPN los afiliados deciden, pero deciden mejor si están bien liderados y si saben y observan que los intereses personales se apartan para hacer prevalecer los intereses generales", subrayó. A su juicio, la fortaleza de UPN es "la unidad", y apuntó que la mayor debilidad será "la confrontación" y el utilizar "lenguajes de camarillas, como a veces hemos escuchado en nuestro partido, pero que felizmente hemos superado". "Esto no quiere decir que no haya aspiraciones legítimas, ni mucho menos, pero si hay unidad de actuación mejor, porque, hoy más que nunca hay que aplicar la máxima de sumar más y restar lo menos", sostuvo. Para el presidente de UPN, es importante que se "interiorice" este mensaje para que el congreso regionalista sea el "congreso de la unidad, la ilusión y la renovación" que "estabilice y fortalezca el liderazgo de UPN en Navarra". En esta línea, se mostró convencido de que "será así", ya que, "nuestra organización es muy fuerte y asentada en todos y cada uno de los rincones de la Comunidad y muy difícil de superar por otros partidos", aunque advirtió de que no lo van a tener "fácil". Según Sanz, la "única" alternativa a UPN para gobernar en Navarra es el PSN, "no el PP", porque "no van a tener los votos necesarios para constituirse como alternativa, y porque además, no lo han sido nunca". "En Navarra o manda UPN o mandará el PSN", insistió, tras asegurar que a la alternativa "hay que combatirla con ideas, principios y valores", pero también "con estrategia, inteligencia y no perdiendo el tiempo en batallas internas". Por este motivo, el presidente de UPN apostó porque el próximo congreso sea el "de la unidad" en el que "vayamos todos a una". Para conseguirlo y poder tener "un apoyo masivo y coordinado", Sanz consideró que se necesita "una respuesta generosa" que "sirva para que UPN sea un partido liderado por los mejores y que sabe prescindir de las personas cuando dejan de serlo". Por otro lado, remarcó que el pacto entre el Gobierno foral y el PSN "ha sido todo un acierto, con lo que está cayendo", ya que, en su opinión, "más nos vale ser un partido de Navarra con autonomía para adoptar nuestras decisiones" que "no tener que responder a decisiones de otros que ni nos interesan, ni han sido pauta de nuestro comportamiento, ni antes, ni ahora, ni nunca". El líder regionalista hizo hincapié en que UPN "no ha tenido nunca financiación ilegal" y que "jamás" ha actuado "ni con tráfico de influencias, ni con abusos de poder", por lo que exigió a "aquellos que se permiten hacer ruedas de prensa, para darnos lecciones de austeridad", en referencia al PPN, que "se las apliquen a sus compañeros allá donde estén gobernando". Por último, Sanz destacó que "no tiene otro afán para su partido" que el "seguir ganando elecciones", y se mostró convencido de que es "muy difícil" que UPN "deje de liderar esta sociedad". Para el presidente regionalista, sería "tremendamente peligroso" que su formación dejase de gobernar en Navarra y no fuera capaz de conseguir que "el nacionalismo vasco no esté gobernando aquí". "Aquellos partidos como el nacionalismo vasco que no creen en la Navarra Foral y Constitucional no pueden por pura coherencia política gobernar una comunidad en la que no creen", concluyó.