Topolanek anuncia que dimitirá después de que el Parlamento haya aprobado una moción de censura

Topolanek anuncia que dimitirá después de que el Parlamento haya aprobado una moción de censura

Topolanek anuncia que dimitirá después de que el Parlamento haya aprobado una moción de censura

PRAGA, 24 (Reuters/EP) El primer ministro checo, Mirek Topolanek, aseguró hoy que presentará su dimisión después de que el Parlamento aprobara una moción de censura presentada por la oposición. "Me comportaré exactamente de acuerdo con la Constitución", afirmó Topolanek, cuyo país ejerce actualmente la presidencia de turno de la Unión Europea. La Constitución checa estipula que el Gobierno debe dimitir si pierde la confianza del Parlamento. Aunque Topolanek ya ha manifestado que está dispuesto a dimitir, el vicepresidente del opositor Partido Socialdemócrata Checo, Jiri Paroubek, declaró que el Gobierno puede continuar en su cargo hasta que finalice la Presidencia checa de la UE el próximo 30 de junio. La coalición del Gobierno perdió la moción por una diferencia de un único voto después de que varios de sus diputados decidieran apoyar a la oposición. Desde su formación en 2007, la coalición ha gobernado en minoría, lo que ha dificultado seriamente su labor debido a la necesidad de buscar apoyos parlamentarios. Paroubek reveló la probabilidad de que se cree un gobierno de tecnócratas independientes para que lidere el país hasta que se celebren elecciones, que según el calendario electoral deberían tener lugar a mediados de 2010. Sin embargo, los Demócratas Cívicos adelantaron ayer que no apoyarán la formación de un Gabinete de expertos independientes en lugar de políticos y buscarán convocar elecciones anticipadas en verano. Los socialdemócratas lideran los sondeos de opinión, pero en una encuesta publicada la semana pasada sólo se mantienen 4,5 puntos porcentuales por encima del Partido Democrático Cívico del todavía primer ministro. CRISIS ECONÓMICAS La oposición acusa al Ejecutivo de su gestión respecto a la crisis económica. El grupo socialdemócrata ha abogado por más políticas fiscales y rechaza los planes gubernamentales para reformar los servicios sanitarios. Además, son grandes partidarios de la integración con la UE y se oponen a los planes de Estados Unidos de instalar un radar en territorio checo como parte del escudo antimisiles diseñado para el este de Europa. Por otra parte, se cree que el nuevo Gobierno se vería afectado por los requisitos económicos que República Checa debe cumplir si quiere entrar en la Zona Euro. Asimismo, la incertidumbre política está influyendo en los mercados financieros y la corona checa ha recuperado el 10 por ciento de su valor desde febrero, superando así a varias divisas europeas. Aunque las exportaciones han caído en picado, los bancos del país no han necesitado ningún rescate financiero.