Yolanda Barcina, elegida presidenta de UPN con el 89 por ciento de los votos

Miguel Sanz abandona la dirección tras 12 años al frente del partido

PAMPLONA, 19 (EUROPA PRESS)

Yolanda Barcina resultó hoy elegida nueva presidenta de UPN, en el VIII congreso del partido, con el 89 por ciento de los votos emitidos. Alberto Catalán y Carlos García Adanero también fueron elegidos vicepresidente y secretario general de la formación regionalista, con el 87 y el 79 por ciento de los sufragios, respectivamente.

En concreto, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, única candidata al cargo, recibió 1.102 votos, Alberto Catalán, 1.072 y Carlos García Adanero, 985. El Congreso, marcado por la despedida de Miguel Sanz tras 12 años al frente del partido, reunió en Baluarte a más de un millar de afiliados de UPN, que durante toda la mañana han seguido el desarrollo de los debates.

Asimismo los afiliados eligieron también a los 17 vocales de la nueva Ejecutiva del partido: Amelia Salanueva (863 votos); Carlos Salvador (796); Begoña Sanzberro (792); Eradio Ezpeleta (784); Juan Luis Sánchez de Muniáin (772); José Iribas (770); Luis Casado (768); Javier Caballero (672); Rafael Gurrea (671); Ana Elizalde (654); Maribel García Malo (649); Jerónimo Gómez (639); Juan Antonio Sola Pradilla (604); Chon Latienda (590); Esteban Garijo (574); Marta Sola (572) y Jaime Ubillos (527). La Ejecutiva del partido se completa con Miguel Sanz, presidente del Gobierno de Navarra y dos representantes de Juventudes Navarras, su presidente, Sergio Sayas, y su secretario general, Fermín Alonso.

En su primera intervención como presidenta electa del partido, Barcina explicó que UPN va a ser un partido "abierto, tolerante y va a buscar espacios de encuentro y diálogo con todas la formaciones democráticas que creen en la Navarra del Amejoramiento y la Constitución".

Sobre el nuevo Comité Ejecutivo, aseguró que "es el mejor que se puede tener" y subrayó que "es magnífico contar con distintas sensibilidades" aunque lamentó que sólo pueda estar constituido por 17 personas, "porque todas las que han entrado son excelentes, pero fuera ha quedado también gente muy buena y muy válida".

Barcina reconoció la "emoción", "el honor" y la "responsabilidad" que sentía "por la confianza y el apoyo recibidos" y recalcó que va a tener "muy cerca a Alberto (Catalán) y Carlos (García Adanero), así como al resto del partido "para liderar este gran proyecto". En concreto agradeció especialmente el apoyo de Miguel Sanz, su "confianza y amistad", porque "siempre creyó en mí".

La presidenta de UPN subrayó que había sido elegida "con normalidad sin importaros que sea una de esos miles de navarros que no ha nacido aquí". "Soy navarra por adopción y amo profundamente a esta tierra", dijo para añadir que "Navarra es generosa y engancha y UPN vuelve a ser un reflejo fiel de nuestro pueblo".

Reconoció que con UPN ha vivido "los momentos más trascendentales de la última década y en un momento de crisis como el actual es cuando voy a dar lo mejor de mí misma junto con todos los navarros" porque ahora se siente "más preparada que nunca par defender nuestros valores".

Valoró el "gran proyecto de UPN, sólido, firme de cara a la Navarra del siglo XXI" y afirmó que para que Navarra "siga siendo una región puntera en España y Europa hace falta voluntad y determinación para defender las libertades frente al chantaje de ETA; para lograr la igualdad, para preservar una Navarra justa y para apostar por el diálogo". Como presidenta, manifestó que quiere "un partido que tome partido por todos los navarros, que defienda sin tibiezas la identidad de la Navarra foral y española".

Por último, aseguró que "en estos momentos de impulso y renovación", como presidenta de UPN quiere "seguir siendo una mujer libre para pensar, proponer, imaginar y debatir", y en ese debate "quiero un partido en el que cada uno de los afiliados sepa que tiene su sitio".

"NO ME VOY POR GUSTO"

Por su parte, el presidente saliente, Miguel Sanz, repasó los "logros de UPN" y reconoció que "jamás" los hubiera conseguido "de no haber contado con el esfuerzo de todos, incluso de quienes piensan de manera diferente". Afirmó también que ha pasado momentos "inolvidables" en el partido, pero aseguró "que éste no es uno de ellos", porque no deja la presidencia "por gusto, cansancio ni mucho menos por haber perdido la ilusión en el partido", sino porque "pienso que hago un servicio más a mi partido facilitando mi sustitución".

Recalcó que los relevos "son buenos si se hacen en el momento justo" y ahora "es necesario tomar un nuevo impulso desde la serenidad de que lo que viene es mejor". Desde este momento se puso "a disposición" de la presidenta, "si me necesita para algo ahí estaré, aseguró, "sin ruido, sin protagonismo, ella manda y después de ella el vicepresidente y el secretario general".

También dijo que es consciente que durante los dos años que permanecerá al frente del Gobierno de Navarra "que nadie dude de que esta bicefalia temporal no originará disfunción alguna entre el partido y el Gobierno, porque los objetivos son coincidentes" y además "el carnet de UPN siempre irá conmigo". Reconoció haber cometido errores y pidió "disculpas por ello" pero subrayó que siempre ha puesto "el corazón y la cabeza al servicio de Navarra".

Asimismo, se refirió a la ruptura con el PP y dijo que eso es pasado "y el pasado ya no es tiempo". Lo importante "es el presente, lo que tenemos que hacer ahora sin tener que mirar de reojo a lo que hacen nuestros 'socios' en Madrid; lo transcendente es hacer frente a los problemas que nos arrecian y salir fortalecidos de este congreso".

Por último, afirmó que UPN "emprende un nuevo vuelo, con el mismo destino pero con piloto diferente, por eso con la confianza que me otorga su trayectoria política y con enorme emoción, me permito decir a la presidenta: has llegado hasta aquí por méritos propios, nadie te ha regadlo nada, actúa con humildad y sin complejo", "a tus órdenes", concluyó.

En la rueda de prensa posterior, Sanz reiteró que no quería "monopolizar" la comparencia porque el "protagonismo" era de la nueva dirección, pero aseguró que no entra en sus planes convocar elecciones anticipadas". Por su parte, Barcina afirmó que la primera reunión de la nueva dirección se convocará en los próximos días y en ella se tratará la posición respecto a las elecciones europeas. Por último, tanto Catalán como Adanero destacaron "la fortaleza de UPN como el referente de esta comunidad".a .