El CNA gana las elecciones sudafricanas

PRETORIA (Reuters) - El Congreso Nacional Africano (CNA) en el poder ha ganado las elecciones de Sudáfrica, aunque sin alcanzar los dos tercios de los votos necesarios en el Parlamento para realizar cambios constitucionales sin oposición.

Según los resultados finales conocidos el sábado, el CNA de Jacob Zuma recibió el 65,9 por ciento de los votos, cuatro puntos menos que hace cuatro años, mientras que la Alianza Democrática, liderada por Helen Zille, una mujer blanca, se llevó el 16,66 por ciento y el Congreso del Pueblo (COPE), formado por políticos que abandonaron el CNA, un 7,42 por ciento.

La participación fue del 77,30 por ciento, algo más que hace cuatro años, y los votos válidos, 17,68 millones de votos, de los que 11,65 millones fueron para el CNA. La Alianza se quedará con 67 y COPE, con 30.

Zuma se convertirá en presidente sudafricano el 9 de mayo con 264 de los 400 escaños del Parlamento, según el reparto de la Comisión Electoral Independiente.

"Nuestra democracia es la mayor ganadora en estas elecciones", dijo la presidenta de la Comisión, Brigalia Bam.

El margen que permitiría al CNA cambiar la Constitución es simbólico, pero los mercados financieros - que temen un cambio de política hacia la izquierda - podrían recibir de buena forma una reducción del poder del partido.

El analista político Steven Friedman dijo que el resultado significa que ahora el CNA deberá preocuparse más de la oposición que hasta ahora, desde que llegó al poder 15 hace años.

"El efecto de que no logren los dos tercios, a pesar de la euforia, realmente subraya que ha habido una caída de la votación CNA", expresó.

PIERDE UNA PROVINCIA

El CNA también perdió el control de la provincia del Cabo Occidental, centro del sector turístico, ante la Alianza Democrática.

Pero el CNA celebró la que sigue siendo una abrumadora victoria bajo el liderazgo de Zuma, quien hace sólo tres semanas logró que un tribunal descartara una acusación de corrupción en su contra, que según sus partidarios tenía motivaciones políticas.

El reconocimiento que tiene el partido por haber puesto fin al poder de la minoría blanca es para muchos votantes más importante que su dudosa gestión en la lucha contra la pobreza, la delincuencia y el sida.

"El CNA ha recibido un mandato claro y rotundo", dijo el alto cargo del partido Matthews Phosa ante miles de partidarios que festejaban el triunfo en Johannesburgo.

Por su parte, Helen Zille manifestó que "intentaremos gobernar tan bien como podamos para demostrar que la vida es mejor para todos con la AD".

El Congreso Nacional Africano sí melló el apoyo del partido zulú Inkatha, que tendrá 18 escaños pero ha bajado del 6,97 en 2004 por ciento de los votos al 4,56, sobre todo en la provincia de KwaZulu-Natal, donde son mayoría los zulúes, el mayor grupo tribal del país, al que pertenece Zuma.

El futuro presidente de 67 años, ha tranquilizado a los inversores con que no dejará las políticas que les gustan, aunque sus aliados en los sindicatos le han pedido más ayuda para los desfavorecidos.

También parece que seguirá en el cargo el ministro de Economía, Trevor Manuel, un favorito de los mercados, en un momento en que el país afronta su primera recesión en 17 años.