Incidentes y escasa participación deslucen las elecciones parciales en Haití

  • Puerto Príncipe, 19 abr (EFE).- Los incidentes en el este de Haití deslucieron hoy las elecciones parciales al Senado celebradas en el país, que se caracterizaron por una muy baja participación de los electores y por numerosas irregularidades en los centros de votación.

Puerto Príncipe, 19 abr (EFE).- Los incidentes en el este de Haití deslucieron hoy las elecciones parciales al Senado celebradas en el país, que se caracterizaron por una muy baja participación de los electores y por numerosas irregularidades en los centros de votación.

Las autoridades electorales suspendieron las votaciones en el departamento de Plateau Central después de que grupos de hombres armados irrumpieran en sedes de votación y destrozaran el material electoral en ciudades como Mirebalais, Saut d'Eau y Lascahobas.

Cerca de 4,5 millones de votantes estaban llamados a las urnas para elegir a doce de sus treinta senadores en unos comicios marcados por la exclusión del histórico partido Familia Lavalás, del ex presidente Jean Bertrand Aristide.

La formación, que no pudo presentar candidatos por no ajustarse a la ley electoral, pidió el boicot de los comicios, aunque indicó que no recurriría a la violencia.

Los incidentes, sin embargo, se produjeron de todos modos, aunque no está claro quiénes fueron los autores, si bien algunos sectores de la población pretenden implicar en ellos al partido del Gobierno.

Los altercados fueron protagonizados por grupos de hombres armados que dispararon para intimidar a votantes y personal de las mesas de votación, sin que se haya informado de la existencia de heridos, y destruyeron material electoral.

En Mirebalais, tras los hechos, cientos de simpatizantes del partido Fusión de los Socialdemócratas tomaron las calles para protestar contra el ministro de Agricultura, Joanas Gué, al que relacionan con un supuesto intento de fraude electoral en esa provincia en favor del gubernamental partido Lespwa (La Esperanza), según medios locales.

Ante estos hechos, el presidente del Consejo Electoral Provisional (CEP), Frantz Gerard Verret, anunció la suspensión, "hasta nueva orden", de las elecciones en Plateau Central al estimar que la situación se había vuelto "muy turbulenta" y para poner fin al "problema de seguridad pública" que se había generado.

En el conjunto del país se produjeron peleas entre representantes políticos, intentos de un candidato de hacer votar varias veces a los militantes de su partido y tentativas de apoderase de las urnas.

En algunos casos se produjeron anécdotas, como en un colegio electoral de Cayes (sur), donde los miembros de la mesa tuvieron tiempo de salir a los alrededores ante la ausencia total de votantes.

Y es que la participación, aunque no se hicieron públicas cifras oficiales, fue muy escasa, con urnas casi vacías bien entrado el día.

Los centros de votación, abiertos desde las 6:00 horas (11:00 GMT), se cerraron a las 16:00 (21:00 GMT) después de que el personal de las mesas sufriera una tediosa jornada.

Con la mirada perdida ante unas urnas que apenas reunían una docena de papeletas, los componentes de muchas mesas esperaban el final de la jornada, según se podía constatar en un recorrido por Puerto Príncipe.

La policía movilizó a 9.300 agentes para mantener la seguridad de las 9.000 oficinas de votación y se prohibió portar armas, así como la venta de alcohol y la apertura de discotecas y clubes.

Los comicios debían haberse celebrado el año pasado, pero se retrasaron debido a la crisis política que atravesó el país y a la desolación en que quedó sumido poco después, tras sufrir el impacto de dos tormentas tropicales y dos huracanes.

Con un coste de once millones de dólares, las elecciones se celebraron finalmente en un contexto de fuerte apoyo a Haití por parte de la comunidad internacional, que esta semana se comprometió a suministrarle una ayuda suplementaria de 324 millones de dólares en dos años.

El objetivo es apoyar los planes del presidente René Préval, basados en la recuperación económica, la reconstrucción de las infraestructuras destruidas por los huracanes, la mejora del acceso a los servicios públicos y la reducción de la vulnerabilidad frente a las catástrofes, según la ONU.

En la actualidad, el partido La Esperanza cuenta con ocho de los 18 senadores y el resto corresponden a la Organización del Pueblo en Lucha (OPL), la Fusión, la Unión, la Familia Lavalás, la Konfederacion Unidad Democrática (KID) y Artibonito en Acción (AA).

Los resultados parciales no se conocerán con prontitud, según las autoridades electorales, que quieren evitar las controversias surgidas en los últimos comicios, celebrados en 2006, cuando resultó ganador el actual presidente.