Más de cinco millones de israelíes están llamados mañana a las urnas en unos comicios generales

  • Jerusalén, 9 feb (EFE).- Más de 5,2 millones de israelíes con derecho a voto están llamados a acudir mañana, martes, a las urnas en unas elecciones generales adelantadas que decidirán la composición del Parlamento (Kneset) y del próximo Gobierno.

Más de cinco millones de israelíes están llamados mañana a las urnas en unos comicios generales

Más de cinco millones de israelíes están llamados mañana a las urnas en unos comicios generales

Jerusalén, 9 feb (EFE).- Más de 5,2 millones de israelíes con derecho a voto están llamados a acudir mañana, martes, a las urnas en unas elecciones generales adelantadas que decidirán la composición del Parlamento (Kneset) y del próximo Gobierno.

Los candidatos favoritos en intención de voto son el líder del partido conservador Likud, Benjamín Netanyahu, cuya formación podría alcanzar entre 25 y 27 diputados, seguido de cerca por la titular de Exteriores y jefa del centrista Kadima, Tzipi Livni, que lograría entre 23 y 25 escaños, según los últimos sondeos.

A las 07.00 de la mañana hora local (05.00 GMT) los colegios electorales abrirán sus puertas para que los electores puedan depositar sus papeletas en las 9.263 urnas distribuidas por todo el país y que cerrarán a las 22.00 hora local (20.00 GMT).

Las papeletas, que contienen letras correspondientes a las 34 formaciones que concurren a estos comicios, determinarán cuál será la composición del Parlamento (Kneset), que consta de 120 diputados.

La Ley Básica israelí establece que las elecciones legislativas deben celebrarse cada cuatro años, a no ser que excepcionalmente se adelanten, como en este caso en el que el primer ministro, Ehud Olmert, elegido en 2006, se vio obligado a dimitir bajo sospechas de corrupción.

El Parlamento israelí, cuyo nombre y número de miembros derivan del cuerpo representativo judío establecido en el siglo V antes de Cristo, Kneset Haguedolá (Gran Asamblea), es la autoridad legislativa suprema de Israel y el Ejecutivo sólo entra en funciones una vez que ha obtenido la aprobación de esta cámara.

Asimismo, un gobierno puede caer si el Parlamento aprueba un voto de desconfianza con la mayoría absoluta de los 120 diputados.

Otra de las funciones de la Kneset es la elección del presidente (cuyas funciones son básicamente ceremoniales), por la mayoría simple de sus miembros.

Las elecciones al Parlamento son generales, nacionales, directas, secretas y proporcionales. El país entero es considerado un único distrito electoral y los electores israelíes votan por el partido político que los habrá de representar.

Debido a la importancia que se atribuye al proceso democrático, el día de los comicios es de asueto nacional.

Se brinda transporte gratuito a los votantes que esa jornada se encuentran fuera de su circunscripción, y se toman disposiciones especiales para permitir que el personal militar y los israelíes en misión oficial en el exterior puedan votar.

En las elecciones a la Kneset se vota por la lista de un partido y no por individuos en particular.

La gran cantidad de formaciones políticas que compiten representan una amplia gama de posiciones, ideologías y grupos sociales.

Los escaños son asignados a cada partido proporcionalmente al porcentaje obtenido del total nacional de votos, siendo el mínimo requerido del dos por ciento.

Los excedentes de votos de un partido, insuficientes para obtener un escaño adicional, son redistribuidos entre los grupos políticos de acuerdo a su tamaño proporcional, o según haya sido acordado por las mismas formaciones antes de las elecciones.

Todo ciudadano tiene derecho a voto a partir de los 18 años y puede ser elegido diputado a partir de los 21.

Ningún partido en Israel ha obtenido nunca la mayoría absoluta de los escaños del Parlamento y en las 17 elecciones celebradas desde el establecimiento del Estado en 1948, la participación electoral ha oscilado entre el 70 y el 87 por ciento.

La publicación de resultados oficiales de las elecciones será el 18 de febrero y el Parlamento entrará en funciones el 2 de marzo.

El presidente del Estado tiene la función de mantener consultas con los distintos partidos salidos de las urnas y asignar la formación de gobierno al candidato en mejor posición para consolidar una mayoría de 61 diputados, misión para la que tiene 28 días, que pueden ampliarse otras dos semanas.