Un nuevo grupo armado anuncia que defenderá a los nicaragüenses de la "dictadura"

  • Managua, 7 abr (EFE).- El autodenominado "Comando de Justicia Nacional Rigoberto López Pérez" anunció hoy que ha tomado las armas en las montañas de Nicaragua, para defender a los nicaragüenses de la "instauración de una nueva dictadura familiar y dinástica" en este país.

Un nuevo grupo armado anuncia que defenderá a los nicaragüenses de la "dictadura"

Un nuevo grupo armado anuncia que defenderá a los nicaragüenses de la "dictadura"

Managua, 7 abr (EFE).- El autodenominado "Comando de Justicia Nacional Rigoberto López Pérez" anunció hoy que ha tomado las armas en las montañas de Nicaragua, para defender a los nicaragüenses de la "instauración de una nueva dictadura familiar y dinástica" en este país.

En un comunicado distribuido hoy por Internet, el supuesto comando afirma que la nueva dictadura "cuenta con el respaldo de zancudos y traidores de los malos hijos de la patria en el Partido Liberal Constitucionalista del corrupto Arnoldo Alemán Lacayo", presidente de Nicaragua entre 1997 y 2002.

El comunicado está fechado el pasado 6 de abril "en las montañas de Nicaragua", país que gobierna el presidente Daniel Ortega, con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El comando, que no revela el número de sus integrantes, señala que sus fuerzas y objetivos no están dirigidos contra los mandos medios del Gobierno de Managua, sino a "descabezar la dictadura bicéfala Ortega-Alemán que mantiene postrada a Nicaragua".

El grupo acusa a Ortega y a Alemán "del mas grande robo electoral en el país, que violó los derechos humanos de los nicaragüenses".

Con esto, hacen referencia a las elecciones municipales del 9 de noviembre del año pasado, cuyos resultados rechaza la oposición, con el argumento de que en esos comicios se registró un "fraude masivo".

En la nota se advierte que el comando responsabiliza como "actor intelectual" del "robo electoral" a Lenín Cerna Juárez, jefe de comandos electorales sandinistas, y al aparato de inteligencia militar "al servicio de la familia Ortega-Murillo", en referencia a la esposa del presidente, Rosario, portavoz de su Gobierno.

Los actores materiales "del robo electoral" son, asegura el comando, el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas Reyes, el vicepresidente de este poder del Estado, el sandinista Emmet Lang, "y sus secuaces del CSE".

"Reconfirmamos que estamos operando desde algún lugar de Nicaragua, que nos hemos dado a conocer desde mediados de octubre del año 2007", y que estamos organizados, tal como lo informaron los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, añade el comunicado.

Según la nota, el ejército sabe de su existencia "y por eso están preocupados". "No nos han podido ubicar, a tal punto que nos están buscando hasta en los países de la región centroamericana", agrega la comunicación.

"Muy pronto (el ejército) se dará cuenta de nuestra presencia y nuestra fuerza", dice el comando, tras afirmar que están "en cada montaña, en cada calle, en cada casa y en cada corazón de un patriota nicaragüense".

Tanto las fuerzas armadas de Nicaragua como la Policía Nacional han negado la existencia de grupos armados en este país, como lo denunciaron recientemente miembros del Episcopado Nicaragüense.

En las elecciones del 9 de noviembre, según el CSE, el gobernante FSLN ganó 105 alcaldías de las 146 que estaban en disputa, incluida Managua.

El opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), según los datos oficiales, triunfó en 36 alcaldías y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) en 4 ayuntamientos.

Rigoberto López Pérez fue un poeta liberal que el 21 de septiembre de 1957 asesinó con balas envenenadas al presidente general Anastasio Somoza García, fundador de la dinastía somocista, que fue derrocado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en 1979.