El partido de Morales y la oposición abren una mesa de diálogo para garantizar las elecciones

  • La Paz, 7 abr (EFE).- El partido del presidente Evo Morales y la oposición boliviana abrieron hoy una mesa de diálogo para buscar un acuerdo que garantice las elecciones generales del 6 diciembre y superar así la confrontación política que amenaza su celebración.

El partido de Morales y la oposición abren una mesa de diálogo para garantizar las elecciones

El partido de Morales y la oposición abren una mesa de diálogo para garantizar las elecciones

Campesinos afines a Morales inician una "vigilia" ante el debate de la ley electoral

Campesinos afines a Morales inician una "vigilia" ante el debate de la ley electoral

La Paz, 7 abr (EFE).- El partido del presidente Evo Morales y la oposición boliviana abrieron hoy una mesa de diálogo para buscar un acuerdo que garantice las elecciones generales del 6 diciembre y superar así la confrontación política que amenaza su celebración.

El vicepresidente del país y presidente del Congreso, Álvaro García Linera, dijo hoy que las cuatro fuerzas parlamentarias -la oficialista y tres opositoras- abrieron "una mesa muy ejecutiva" para concertar la ley electoral necesaria para convocar los comicios.

El pleno del Congreso boliviano tenía previsto debatir esta norma a partir de las 15.00 hora local (19.00 GMT), pero la apertura de la mesa de negociación aplazó el inicio de la sesión hasta las 20.00 hora local (00.00 GMT del miércoles) en aras de encontrar un consenso, anunció el vicepresidente.

"El objetivo común es tener una ley que viabilice las elecciones transparentes" para presidente, vicepresidente y parlamentarios en diciembre próximo y las de nuevos gobernadores, alcaldes y concejos departamentales en abril del 2010, agregó García Linera.

"Hay voluntad; veamos si esa voluntad se traduce en cosas efectivas que nos den consenso", apuntó García Linera, quien confía en que la concertación se produzca cuanto antes.

El establecimiento de la comisión de trabajo entre las fuerzas parlamentarias se fijó poco después de que el presidente Morales declarara a los medios que ésta es una jornada "importante para las transformaciones profundas" que lleva adelante en el país su Gobierno y los movimientos sociales.

En ese momento, Morales reiteró su acusación de que la oposición busca "cualquier pretexto, cualquier argumento" para frenar los comicios y "atentar contra la democracia".

La fecha de los comicios del 6 de diciembre fue concertada el año pasado en el marco de los acuerdos políticos sobre un nuevo texto constitucional que fue aprobado el 25 de enero pasado en un referendo y promulgado el 7 de febrero, hace dos meses.

La propia Constitución establece en una disposición transitoria la necesidad de aprobar en el Congreso un nuevo régimen electoral para celebrar los comicios.

Sin embargo, la oposición rechaza el proyecto de ley electoral del oficialismo, porque cree que favorece la reelección de Morales al reservar, entre otros aspectos, escaños especiales para pueblos indígenas (14 de un total de 127), un sector que apoya mayoritariamente al Jefe de Estado.

Los opositores también cuestionan la decisión del Ejecutivo de instituir, por primera vez, el voto de los emigrantes bolivianos porque entienden que no existen condiciones de transparencia para implantar ese sistema.

Además, rechazan el actual padrón electoral con el argumento de que contiene irregularidades, si bien no han presentado formalmente pruebas de ello ante los organismos externos que han auditado el registro de votantes.

Sobre este punto, Morales defendió hoy la validez del padrón porque fue auditado por varias instituciones, entre ellas la Organización de Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas (ONU).

Tras la reunión con el vicepresidente García Linera, el diputado Bernardo Montenegro, de la fuerza opositora Poder Democrático y Social (Podemos, derecha), dijo a los medios que para su partido es fundamental corregir el padrón.

"No podemos ir (a elecciones) con un padrón contaminado, no podemos ir a una votación en el exterior que se pretende hacer a través de los consulados y las embajadas", dijo Montenegro.

No obstante, el parlamentario también destacó que "hay una voluntad de las cuatro fuerzas legítimas de entrar al diálogo" y hay una intención de dar viabilidad a "elecciones transparentes".

En tanto, los dirigentes campesinos que apoyan a Morales señalaron hoy que están en "vigilia" ante las decisiones del Congreso, si bien aún no han iniciado ninguna movilización.

Los sindicalistas también amenazaron con un posible cerco contra el Congreso, en tanto que algunos diputados oficialistas anunciaron a los medios su disposición a renunciar a sus escaños para dejar paralizado el Parlamento y permitir a Morales que convoque los comicios vía decreto.

Sin embargo, Morales aseguró que sus parlamentarios no le han hablado de esta posibilidad y, en cambio, se reunió con los dirigentes campesinos afines para pedirles que no realicen un cerco contra el Congreso.

Los movimientos seguidores del mandatario han cercado en otras ocasiones la sede del Parlamento para presionar a la oposición.

La última movilización de estas características, en octubre pasado, fue encabezada por el mismo Morales para exigir al Congreso la ley de convocatoria del referendo que aprobó la Constitución.