El Senado aprueba el referéndum para la reelección de Uribe sin definir si se podrá postular en 2010

El Senado aprueba el referéndum para la reelección de Uribe sin definir si se podrá postular en 2010

El Senado aprueba el referéndum para la reelección de Uribe sin definir si se podrá postular en 2010

BOGOTÁ, 20 (EUROPA PRESS)

El Senado colombiano aprobó anoche (madrugada en España) la nueva Ley de Referéndum con la que se podrá convocar a una consulta popular en la que se le preguntará a los ciudadanos si están de acuerdo o no en modificar la Constitución para que el presidente Álvaro Uribe pueda aspirar a un tercer mandato. Sin embargo, este proyecto deberá enfrentar otra dura prueba porque ambas cámaras del Parlamento tendrán que ponerse de acuerdo si el actual mandatario podrá postularse en el año 2010 o en el 2014.

En diciembre de 2008, la Cámara de Diputados fue la primera en aprobar la pregunta del referéndum, la cual no convenció al Partido de la U --grupo político del Gobierno-- porque sólo autoriza a Uribe lanzarse a la presidencia en el año 2014. No obstante, el problema radica ahora en que el Senado dio ayer luz verde a un texto que sí permite al actual mandatario aspirar a la reelección en los comicios de mayo de 2010.

Esta disyuntiva deberá resolverla una comisión de conciliación que se encargará de redactar la pregunta final y que desde ayer enfrenta sus primeros obstáculos, porque deberá ser designada por el presidente de la Cámara de Diputados, Germán Varón, uno de los principales enemigos del proyecto de reelección, quien además ha tenido duros enfrentamientos verbales con Uribe.

Ante esta situación, el presidente del Partido de la U, Luis Carlos Restrepo, presentó una recusación contra Varón para evitar que éste sea el responsable de nombrar a los diputados que formarán parte de la comisión de conciliación, junto con algunos senadores.

Varón "ha perdido la neutralidad y la objetividad, ya que ha mostrado abiertamente su voluntad de obstaculizar" el proceso, dijo Restrepo en declaraciones citadas por el diario colombiano 'El Tiempo', al justificar esta medida que ha sido duramente criticada por la oposición que ha alegado que se trata de un procedimiento que sólo debe hacerse en contra de funcionarios públicos.

Por su parte, Varón ha insistido en que "la recusación no es procedente", al señalar que "para nadie es un secreto quiénes votaron a favor y quiénes en contra" del referéndum y aclaró que, pese la posición adoptada por el Gobierno, su postura en contra de la reelección de Uribe "sigue siendo la misma de siempre".

Pero ahora la decisión está en manos de la Comisión Ética del Congreso que decidirá si la recusación procede o no. En caso de ser positivo, el proceso se dilataría aún mucho más porque habría que nombrar a un legislador encargado de escoger a los miembros del grupo conciliador, el cual se tomará su tiempo para debatir y redactar lo que será la pregunta definitiva de la consulta popular, para que después sea aprobada por ambas cámaras.

Por esta razón, algunos de los diputados de la coalición del Gobierno como Oscar Arboleda, del partido Equipo Colombia, han cuestionado la medida presentada por Restrepo argumentando que "no puede recusarse cuando no hay un acto administrativo que confirme que los textos son diferentes y cuando no hay conciliadores por razones obvias".

El presidente del Senado, Hernán Andrade, ha dado a conocer hoy los nombres de los cuatro legisladores de esa cámara que integrarán el grupo conciliador. Dos de ellos representan a grupos políticos que están a favor de la reelección --Partido de la U y Conservador-- mientras que los otros dos son de los opositores Partido Liberal y Cambio Radical.

CORTE CONSTITUCIONAL

Pero la comisión de conciliación no es el último eslabón de la cadena de trámites por los que tendrá que pasar la modificación del artículo sobre la reelección. El siguiente paso tendrá que darlo la Corte Constitucional, responsable de su revisión jurídica.

En esta revisión, que podría durar de tres a seis meses, se tomará en cuenta los procedimientos aplicados para la recolección de las 3,9 millones firmas que se utilizaron para someter a discusión el proyecto ante el Parlamento, así como los recursos empleados para realizar todo este proceso.

Precisamente, algunos funcionarios del Gobierno se han visto envueltos en varios escándalos ante las denuncias de los líderes de la oposición que aseguran que los 'uribistas' recibieron fondos de las empresas dedicadas a las estafas piramidales y de otras vías que no están permitidas por las leyes.

En caso de que la Corte Constitucional dé su visto bueno a la propuesta, el Gobierno tendrá entonces que convocar a un referéndum en el que deberán participar por lo menos el 25 por ciento del padrón electoral. Si la mitad más uno respaldar el proyecto, entonces Uribe podrá lanzarse a las elecciones, bien sea en el año 2010 o en el 2014.

En el año 2004, el presidente colombiano logró cambiar un artículo de la Constitución para poder optar a un segundo mandato en los comicios que se celebraron en el año 2006, sin embargo, se hizo todo a nivel del Congreso sin recoger firmas ni someter la iniciativa a una consulta popular.

¿URIBE CANDIDATO?

En medio de toda esta polémica y de este conflicto legislativo, Uribe aún no ha definido si se presentará a las elecciones. El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, renunció esta semana para aspirar a la presidencia en el año 2010, en caso de que el actual mandatario no pueda postular a un tercer mandato.

Las encuestas, en cambio, auguran el triunfo de Uribe en caso de que se le permita ser candidato a los comicios de mayo de 2010. De no ser así, como segunda opción figuran Santos y el actual alcalde de Medellín, Sergio Fajardo. Pero todo parece indicar que la pelea por la candidatura para el Partido de la U podría ser bastante dura.

La decisión de si Uribe optará o no se conocerá antes de noviembre, reveló ayer el ministro de Defensa saliente, quien confesó tener un "pálpito" de que el actual presidente colombiano, finalmente, participará en las elecciones.

En este sentido, Santos aclaró que será en el mes de octubre cuando posiblemente el partido de Gobierno tenga todo definido para la campaña presidencial que comenzará el próximo año, pues consideró que "en noviembre ya sería demasiado tarde para hacer una coalición que se fortaleciera".

Asimismo, Santos dijo que prefiere hacer "una campaña corta" de "cuatro o cinco meses" porque la gente "se cansa de oír a candidatos tanto tiempo haciendo propuestas" y se puede producir un desgaste que perjudicaría los resultados.