Analistas creen que la desconfianza de la población causó la baja participación en las elecciones

  • Puerto Príncipe, 23 abr (EFE).- Intelectuales y analistas políticos indicaron hoy que la desconfianza de la población hacia la clase política de Haití fue una de las causas de la muy baja participación en las elecciones parciales al Senado celebradas el pasado domingo en el país caribeño.

Puerto Príncipe, 23 abr (EFE).- Intelectuales y analistas políticos indicaron hoy que la desconfianza de la población hacia la clase política de Haití fue una de las causas de la muy baja participación en las elecciones parciales al Senado celebradas el pasado domingo en el país caribeño.

Los haitianos votaron para elegir a doce de sus treinta senadores en unos comicios en los que, aunque no hay estimaciones oficiales, la participación, según políticos y técnicos, estará entre el 5 y el 10 por ciento de los 4,5 millones de personas con derecho a voto.

El sociólogo y ex ministro Daniel Supplice opinó que los electores no acudieran a las urnas en "respuesta" al hecho de que los parlamentarios elegidos durante los 20 últimos años no hayan dado solución a los problemas socio-económicos cotidianos de la población.

"Asistimos en este país a una regresión de la calidad de vida. La situación económica, social, medioambiental, psicológica y moral no ha cesado de deteriorarse durante los 20 años pasados", declaró Supplice a la emisora privada Radio Metropole.

El ex ministro consideró que "los candidatos no son merecedores de los votos, puesto que los elegidos no encontraron solución a los problemas" de la sociedad.

Además "no hubo una verdadera campaña electoral; simplemente algunos candidatos colocaron carteles en las paredes y articularon un discurso a través de los medios de comunicación", subrayó.

El sociólogo no negó que haya tenido "alguna incidencia" en la falta de votantes el llamamiento del partido Familia Lavalas, del ex presidente Jean Bertrand Aristide, a boicotear las elecciones, tras ser rechazados sus aspirantes al Senado por el Consejo Electoral Provisional (CEP) debido a irregularidades en sus candidaturas.

Daniel Supplice sostuvo que "la baja participación en los comicios es también una respuesta al poder" y a "los partidos políticos, que no llegaron a movilizar sus propios seguidores".

El ex presidente del CEP Anselme Rémyor, por su parte, no descartó la posibilidad de cuestionar la legitimidad de los próximos elegidos, a pesar de que no está en duda la legalidad de la elección.

"Una vez que dudan de su legitimidad, su capacidad de hacer su trabajo se revela muy afectada", sostuvo en declaraciones a Radio Kiskeya, y agregó que el elegido que se encuentra en tal posición "sufre de un déficit de respeto".

Añadió que debido al muy bajo nivel de participación, los parlamentarios que resultaran elegidos tendrían "mucho que hacer para llevar a un cierto grado de legitimidad" su elección.

"El primer error minúsculo que cometieran sería motivo para deplorar su ausencia de legitimidad", enfatizó.

El docente y analista político Rudy Edmé consideró que hay "un gran divorcio" entre electores y elegidos, pero no se puede decir "que se acabó todo".

"Es por medio de la política como podemos cambiar la sociedad", indicó, al tiempo que llamó a la dinamización de la clase política, que no es "eterna" ni "fija", y a la reconciliación de los partidos con la población.

Planteó la idea de un doble compromiso, para que el ciudadano vea la necesidad de votar y el elegido haga su trabajo para satisfacer las demandas de la población.