Polémica por la posible candidatura electoral de Kirchner y el gobernador Scioli

  • Buenos Aires, 9 abr (EFE).- La posibilidad de que el ex presidente argentino Néstor Kirchner y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, encabecen la fórmula oficialista en las elecciones legislativas de junio próximo desató hoy una polémica a raíz del rechazo de analistas y de la oposición.

Buenos Aires, 9 abr (EFE).- La posibilidad de que el ex presidente argentino Néstor Kirchner y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, encabecen la fórmula oficialista en las elecciones legislativas de junio próximo desató hoy una polémica a raíz del rechazo de analistas y de la oposición.

Funcionarios y alcaldes alineados al Gobierno confían en que el ex presidente Kirchner (2003-2007) y Scioli serán candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires, la mayor del país, aunque la fórmula aún no fue anunciada oficialmente.

Fuentes próximas al Gobierno aseguran que Kirchner, esposo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, convocó además a los alcaldes del conurbano bonaerense a que se sumen a las listas de candidatos a concejales de sus respectivos distritos, pese a que no asumirían como tales en caso de ser elegidos en los comicios del 28 de junio.

"No implica que si los intendentes (alcaldes) ganan en las elecciones ellos vayan a abandonar sus cargos. Serán candidatos y pasadas las elecciones retornarán a sus funciones", señalaron los portavoces a medios locales.

El propio Scioli admitió que "es una elección distinta, en la que está en juego la gobernabilidad", por lo que se necesita "que los actores principales sean ratificados por la gente", aunque no confirmó si será candidato.

La prensa local indica hoy incluso que Kirchner, líder del oficialista Partido Justicialista (PJ, peronista), planea convocar también a los gobernadores alineados al Ejecutivo nacional para que se postulen por sus respectivas provincias, aunque luego no asumirían los cargos legislativos.

"Es una aberración. Es poco serio. Si uno está dispuesto a dejar un cargo por decisión propia y buscar otra alternativa tiene derecho a hacerlo, pero no puede confundir a la gente", sostuvo hoy el vicepresidente argentino, Julio Cobos, sobre la posible estrategia electoral de Kirchner, con el que no mantiene una buena relación.

Margarita Stolbizer, candidata a diputada de la opositora Coalición Cívica, sostuvo que Kirchner "tiene que dejar de esconderse atrás de Scioli, tener coraje y asumir la situación".

Mientras, Francisco de Narváez, candidato de la agrupación Unión PRO, considera que la eventual candidatura del gobernador bonaerense sería "un gran error".

El analista Rosendo Fraga opina que la posibilidad de que haya candidatos que luego no asuman los cargos para los cuales fueron elegidos significa "una estafa al electorado, ya que se les acaba de votar para una función y se descubre que la candidatura había sido una ficción, solo destinada a engañar al electorado".

"Es una locura y una falta de respeto a las elecciones, que son la base de nuestro sistema democrático", manifestó Pablo Secchi, de la organización Poder Ciudadano, que no descarta una presentación judicial en caso de que se oficialicen las candidaturas "testimoniales" de Scioli, gobernadores y alcaldes.

Sin embargo, el ministro argentino de Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández, sostuvo que levantaría "las dos manos y las dos piernas" para votar a favor de la fórmula Kirchner-Scioli "por todo lo que significa".

El ministro de Planificación, Julio De Vido, coincidió en que "tanto Néstor Kirchner como Daniel Scioli son excelentes candidatos".

La polémica se desató en marzo pasado cuando el Parlamento aprobó la propuesta del Ejecutivo de anticipar al 28 de junio la elección prevista originalmente para finales de octubre y considerada un plebiscito para la gestión de Cristina Fernández.

De hecho, la oposición augura en estas elecciones el principio del fin del "kirchnerismo".

En los próximos comicios se renovará un tercio de los 72 escaños del Senado y la mitad de los 257 de la Cámara de Diputados.