Extremadura se abstiene al votar el 0,6% de déficit porque "no soluciona" la infrafinanciación autonómica


MADRID/MÉRIDA|

La consejera de Hacienda del Gobierno de Extremadura, Pilar Blanco-Morales, ha justificado su abstención en la votación de un objetivo de déficit del 0,6% para 2017 alegando que "no soluciona el problema de la infrafinanciación" que sufren las Comunidades Autónomas.

En el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPF) reunido este jueves, el Gobierno ha logrado la aprobación objetivo de déficit fijado en el 0,6% para 2017, que solo ha contado con el voto en contra de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana. La cifra acordada supone una décima más de lo que inicialmente planteaba Hacienda (un 0,5%) y es lo mínimo que exigían las comunidades socialistas.

Pero la consejera extremeña ha explicado que esta subida de una décima "no soluciona el problema" de financiación de las autonomías, al mismo tiempo que ha pedido abordar esta cuestione de manera "más integral".

En este sentido, ha lamentado que en el orden del día de la reunión de este jueves no se haya incluido la reforma del sistema de financiación. Al respecto, ha dicho que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha comprometido a "darle es pistoletazo de salida" a dicha reforma en la Conferencia de Presidentes prevista para el mes de enero.

A juicio de la consejera extremeña, las regiones necesitan una financiación "más acorde" al gasto social que asumen. Además, ha vuelto a reivindicar un objetivo de déficit "individualizado" para Extremadura.