Álvaro Noboa, un multimillonario que persigue por cuarta vez el poder en Ecuador

  • Quito, 23 abr (EFE).- El magnate bananero Álvaro Noboa, considerado el hombre más rico de Ecuador, intentará el próximo domingo conquistar la presidencia, algo que se le ha ido de las manos en tres elecciones anteriores.

Álvaro Noboa, un multimillonario que persigue por cuarta vez el poder en Ecuador

Álvaro Noboa, un multimillonario que persigue por cuarta vez el poder en Ecuador

Quito, 23 abr (EFE).- El magnate bananero Álvaro Noboa, considerado el hombre más rico de Ecuador, intentará el próximo domingo conquistar la presidencia, algo que se le ha ido de las manos en tres elecciones anteriores.

"Lo que quiero para los ecuatorianos es que se gane como se gana en Panamá o se gana en Chile, entre 1.000 y 2.000 dólares mensuales", aseguró recientemente Noboa, al que las encuestas colocan en un discreto tercer puesto pese a estos buenos deseos.

Noboa, que ha aprendido, a fuerza de intentarlo, a controlar la tarima, promete a los ecuatorianos la "felicidad" con la ayuda de Dios, dejando en claro su catolicismo tradicional.

Nacido en Guayaquil el 21 de noviembre de 1950, Noboa heredó la fortuna de su padre, Luis Noboa Naranjo, el fundador e impulsor de la gran industria bananera ecuatoriana, y eso le ha acarreado disputas con sus hermanos y varios familiares, algunos de los cuales le acusan de ser "obsesivo con el poder".

A los 23 años creó su primera empresa y en 1994 ocupó la presidencia del Grupo Noboa, uno de los más poderosos del país.

Durante la actual campaña electoral ha denunciado que él y sobre todos sus empresas son víctimas de la "persecución" del presidente de Ecuador y candidato a la reelección, Rafael Correa.

"Hay tres formas de anular a un candidato: llevándolo a la cárcel, matándolo o asfixiándole económicamente", dijo Noboa, respecto al hecho de que el Fisco le reclame 400 millones de dólares de impuestos atrasados.

"Me castigan por candidato, porque como empresario soy el que más impuestos pago", sostuvo Noboa, que lidera el Partido Renovador Institucional de Acción Nacional (PRIAN).

Su incursión en la política llegó en 1996, cuando dirigió la Junta Bancaria durante el Gobierno del entonces presidente Abdalá Bucaram, quien estuvo en el poder menos de un año.

En su primera aventura electoral, en 1998, Noboa fue derrotado por el democristiano Jamil Mahuad, aunque denunció un fraude en su contra, y en 2002 fue derrotado por Lucio Gutiérrez, que compite también en las elecciones del domingo 26.

En 2006 se presentó por tercera vez a los comicios presidenciales y esta vez perdió ante el actual mandatario, Rafael Correa.

Con esa derrota, Noboa desapareció momentáneamente del escenario político, pero volvió pocos meses después para presentarse como candidato a la Asamblea Constituyente.

Noboa obtuvo el escaño, se unió al sector de la oposición con varios grupos de derechas, pero esa coalición no pudo frenar la maquinaria oficialista de Correa en la Constituyente, que aprobó la Carta Magna en junio de 2008.

El PRIAN, su partido político, apoyó el "no" a la nueva Constitución en la campaña para el referendo de septiembre del año pasado, pero otra vez perdió, pues la propuesta de Correa venció de forma contundente.

En un principio, Noboa dudó en presentarse a las elecciones del 26 de abril, pero al final lo hizo, con la confianza, dice, de forzar una segunda ronda de comicios presidenciales con Correa, que busca la reelección y aparece como favorito.

Los sondeos le conceden una estimación de voto entre el 9 y el 15 por ciento, sin embargo él repite en los últimos días que incluso superará en votos a Correa en la primera vuelta.

A diferencia de Correa, Noboa ofrece abrir el país a la inversión extranjera, al libre mercado y mejorar la economía para convertir a Ecuador en un país de clase media y libre de pobreza, con el objetivo de multiplicar por cinco el salario de sus compatriotas, que es de 218 dólares mensuales.

Esa meta se alcanzará, si "los ecuatorianos, junto a mí, invitan a los inversionistas extranjeros" a Ecuador, asegura.

De una férrea posición conservadora, Noboa, el quinto de seis hermanos, hizo estudios primarios en el Colegio La Salle de Guayaquil y secundarios en Le Rosey de Suiza, uno de los más exclusivos del mundo.

Obtuvo el título de abogado en la Universidad Estatal de Guayaquil, en la que se educan las clases populares de la costa ecuatoriana y cursó estudios superiores de Administración en el American Managment Association de Nueva York.

Está casado con Anabella Azín, una médica que le ha apoyado con fuerza en su carrera política y con la que tiene cuatro hijos: Daniel, Carla, John Sebastián y Santiago.

Azín es ahora también su compañera de fórmula electoral, como candidata a la vicepresidencia, y se presenta como su álter ego, por su imagen de mesura, prudencia, paciencia, tolerancia y amabilidad, muy distinta a Noboa que a menudo pierde la paciencia.