Ban, satisfecho por la celebración en noviembre de las elecciones en Costa de Marfil

  • Naciones Unidas, 15 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró hoy satisfecho por el anuncio del Gobierno de Costa de Marfil de que las elecciones presidenciales, aplazadas en varias ocasiones, finalmente se celebrarán el próximo 29 de noviembre.

Naciones Unidas, 15 may (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró hoy satisfecho por el anuncio del Gobierno de Costa de Marfil de que las elecciones presidenciales, aplazadas en varias ocasiones, finalmente se celebrarán el próximo 29 de noviembre.

La portavoz de la ONU, Michele Montás, dijo que Ban insta a todos los partidos a respetar esa fecha y colaborar en la conclusión de los preparativos que faltan para poder celebrar los comicios.

Ban "asegura a los partidos marfileños que Naciones Unidas seguirá proporcionando la asistencia que sea necesaria para organizar y celebrar unas elecciones libres, justas y creíbles", apuntó.

El responsable de las Naciones Unidas resaltó que la fecha anunciada por el Gobierno se fijó de acuerdo a las recomendaciones de la Comisión Electoral Independiente, el organismo encargada de la organización y supervisión de las votaciones, agregó Montás.

El mandatario marfileño, Laurent Gbagbo, firmó el jueves pasado el decreto de convocatoria de las elecciones presidenciales para el próximo 29 de noviembre.

Gbagbo fue elegido presidente en 2000, dos años antes de que estallara una guerra civil que dividió al país en dos partes.

La zona norte estaba dominada por la guerrilla de las Fuerzas Nuevas, encabezadas por el ahora primer ministro Guillaume Soro, mientras que el sur quedó en poder del Gobierno de Gbagbo.

Las elecciones de 2005 no se celebraron debido a la guerra y, tras el acuerdo de paz de 2007 y la reunificación del país bajo un Gobierno de coalición, los comicios se han retrasado reiteradamente debido a problemas para la elaboración del censo electoral.

Actualmente, están registrados seis millones de electores de los ocho millones de ciudadanos que calcula tienen derecho a voto en el país, según las autoridades.

Pese a la convocatoria formal, aún quedan obstáculos para los comicios, ya que Gbagbo y su grupo piden el desarme de los antiguos combatientes guerrilleros dos meses antes de celebrar las votaciones, como se señalaba en los acuerdos de paz.