Barack Obama felicita a India por "unas elecciones nacionales históricas"

  • Washington, 16 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, felicitó a India por el desarrollo de sus elecciones, que considera que han "fortalecido la vibrante democracia" de ese país y "mantenido los valores de libertad y pluralismo", informó hoy la Casa Blanca.

Washington, 16 may (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, felicitó a India por el desarrollo de sus elecciones, que considera que han "fortalecido la vibrante democracia" de ese país y "mantenido los valores de libertad y pluralismo", informó hoy la Casa Blanca.

A la espera de que se constituya el nuevo Gobierno de ese país, EE.UU. "reconoce el significado de estos comicios para el pueblo indio, que sigue siendo la fuerza y la base para la prosperidad y la democracia de India", indicó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, en un comunicado.

Según Gibbs, Obama "felicita a la India por unas elecciones nacionales históricas".

El mandatario espera "continuar la colaboración con el Gobierno indio para fortalecer la cálida alianza entre nuestros dos países", añadió Gibbs.

Contra todo pronóstico, el Partido del Congreso, de la dinastía Nehru-Gandhi, obtuvo en los comicios de hoy una victoria holgada, con ventaja en 205 circunscripciones frente a las 117 del hinduista Bharatiya Janata Party (BJP), según la Comisión Electoral india.

Junto a sus socios de la Alianza Progresista Unida (UPA), el histórico partido indio puede superar los 260 escaños, lo que se aproxima a la mayoría absoluta (272) y ofrece al actual primer ministro, Manmohan Singh, la posibilidad de formar un nuevo Gobierno más fuerte y estable.

El Ejecutivo de Singh efectivamente apuntaló en los primeros cuatro años el "milagro" económico indio (8,5 por ciento de crecimiento medio), pero en el último se ha visto afectado por la crisis económica y el auge del terrorismo.

Las previsiones de crecimiento para este año apenas llegan al 6 por ciento, en un país que aún tiene ante sí el reto de acabar con la extrema pobreza en la que malvive un cuarto de sus 1.100 millones de habitantes.

A la recesión económica que amaga, hay que sumar la vulnerabilidad india ante el terrorismo, como quedó demostrado con el asalto a Bombay de noviembre pasado, en el que murieron 166 personas en tres días.

Aquel ataque ha complicado las relaciones de la India con su eterna enemiga, Pakistán, con la que mantenía desde 2004 un precario proceso de paz ahora roto.