Barak no descarta unirse a un "amplio Gobierno de unidad" que lidere Netanyahu

  • Jerusalén, 6 mar (EFE).- El ministro israelí de Defensa y líder laborista, Ehud Barak, aseguró hoy que no descarta integrar un "amplio Gobierno de unidad nacional" liderado por Benjamín Netanyahu porque es lo que demanda la mayoría del país y de su propio partido.

Barak no descarta unirse a un "amplio Gobierno de unidad" israelí que lidere Netanyahu

Barak no descarta unirse a un "amplio Gobierno de unidad" israelí que lidere Netanyahu

Jerusalén, 6 mar (EFE).- El ministro israelí de Defensa y líder laborista, Ehud Barak, aseguró hoy que no descarta integrar un "amplio Gobierno de unidad nacional" liderado por Benjamín Netanyahu porque es lo que demanda la mayoría del país y de su propio partido.

"La nación pide un amplio Gobierno de unidad nacional que mire de frente la realidad y la afronte. No tenemos un país de repuesto y por tanto necesitamos un amplio Gobierno de unidad nacional que trate los problemas que afrontamos", recalcó en una entrevista con el canal dos de la televisión israelí.

Una "altamente compleja realidad internacional" unida a "serios retos de seguridad" y a una "crisis financiera como no se ha visto en años" son, a juicio de Barak, los problemas que obligan a los partidos israelíes a dejar atrás sus diferencias políticas y unir fuerzas.

En los últimos días, Barak negocia con Netanyahu, presidente del partido derechista Likud, la entrada en el próximo Ejecutivo, tras las elecciones legislativas celebradas el pasado 10 de febrero.

El titular de Defensa ha recibido numerosas críticas en el seno de su formación de centro-izquierda por negociar con el líder derechista una alianza contra natura entre ambas formaciones.

Barak, sin embargo, encuentra "inexplicable" la "furia divina" que generan en algunos sectores del Laborismo sus conversaciones con Netanyahu, quien el pasado día 20 recibió del presidente Simón Peres el encargo de formar Gobierno por ser el que más posibilidades tenía de formar una coalición.

"Una estrecha coalición de derechas es un problema y un reto para Netanyahu, para Livni, en cierto modo también para mí, y posiblemente también para (Avigdor) Lieberman", el líder del ultra-derechista Israel Beitenu, el partido bisagra gracias a sus quince asientos en la Kneset, agregó.

Tras los comicios, Barak se apresuró a anunciar que su partido iría a la oposición, dada la mayoría de derechas en la cámara.

Hoy, sin embargo, se limitó a citar una condición para su entrada en el Ejecutivo: el reemplazo de Daniel Friedman, el polémico ministro de Justicia, enfrentado a la magistratura por su política de quitar poder a los jueces.

Por otra parte, Barak definió como "irrelevante" la posibilidad de unirse en solitario al Gobierno, de nuevo al frente de Defensa, sin que lo haga su partido, una posibilidad que -según medios locales- Netanyahu habría llegado a plantearle.