Beatriz Corredor pide el voto para el PSOE que significa "derechos para todos", ante un PP "continuista"

EJEA (ZARAGOZA), 31 (EUROPA PRESS)

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, pidió a los ciudadanos su apoyo al Partido Socialista en las próximas elecciones europeas, el 7 de junio, porque en estos comicios se enfrentan dos formas de gobernar: "la de la derecha, la que significa un modelo continuista" y la que "proponemos los progresistas y que significa derechos para todos".

Corredor participó hoy en un 'Acto de afirmación europeísta' organizado por el PSOE en la localidad zaragozana de Ejea de los Caballeros. Unas 1.000 personas asistieron a esta comida-mitin, celebrada en el pabellón polideportivo de Ejea y en la que también intervinieron el alcalde de Ejea y secretario general del PSOE Zaragoza, Javier Lambán; el consejero aragonés de Obras Públicas, Alfonso Vicente; la diputada en el Congreso de los Diputados, Pilar Alegría, y la senadora socialista, Susana Sumelzo.

En su intervención, la ministra de Vivienda recordó que el próximo 7 de junio "jugamos un partido contra la derecha europea" y "tenemos que ganarlo votando, llenando las urnas de votos socialistas". Porque a la derecha, incidió, "la hemos visto negarse a condenar dictaduras y fascismo, negarse a votar la conciliación y la igualdad entre hombres y mujeres, negar el cambio climático".

La ministra aseguró, además, que el Partido Popular "congelaría las pensiones, abarataría los despidos y recortaría prestaciones sociales" pero no dice "ni una sola palabra sobre cómo mejorar el bienestar de los españoles y los europeos". En su opinión, al PP "a veces se les olvida que este país también es el suyo, aunque no gobiernen ellos".

Beatriz Corredor insistió en que la próxima legislatura "Europa tiene que afrontar retos muy importantes" y el más importante de todos, a su juicio, es "superar la crisis económica y consolidar el modelo social europeo". Para ello, señaló, existe una forma, "la de la derecha, la que significa un modelo continuista" y la forma "que proponemos los progresistas y que significa derechos para todos".

La titular de Vivienda defendió que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, en cuanto se desató la crisis económica, "se puso a trabajar para frenar el duro golpe y para que las familias y los sectores que lo están pasando peor, lo puedan llevar con dignidad".

Ahora, dijo la ministra, "nos toca seguir trabajando para salir de la crisis y consolidar un cambio de modelo productivo", porque los socialistas "sabemos preocuparnos por la sociedad" y el Gobierno de España ha optado "por cambiar el modelo e ir hacia una economía sostenible".

Corredor indicó que los socialistas "tenemos ideología, principios y capacidad de liderar una nueva política comunitaria, y además tenemos el mejor programa y el mejor proyecto", y agregó que los españoles "nos merecemos una Europa que proteja de verdad los derechos de los ciudadanos, que promueva la igualdad, una Europa de valores, políticamente fuerte".

"SE ALEGRAN"

Por su parte, el secretario general del PSOE-Zaragoza, Javier Lambán, aludió en su intervención a que la "degradación" del PP "no sólo se manifiesta en relación con la corrupción, sino en su manera de entender la crisis económica", en la que "se regodea, se alegra, porque un político como Mariano Rajoy sabe que sólo a través de las consecuencias de la crisis económica puede llegar a presidir el Gobierno".

Frente a esta manera de entender la crisis "nosotros la estamos enfrentando y estamos más comprometidos que nadie para solucionarla" y de hecho, el Gobierno de Rodríguez Zapatero está planteando medidas "para cambiar el modelo productivo de este país y está evitando que los costes de esta crisis caigan exclusivamente sobre las espaldas de los trabajadores y de las clases más desfavorecidas".

En esta situación, la Unión Europea, el proyecto europeo --precisó Javier Lambán-- "se hace ahora más necesario que nunca, y la "fortaleza de Europa será abiertamente proporcional a la fortaleza con la que consigamos salir de la crisis", concluyó.