Camps pide a los populares una "sonrisa" por cada cosa "incómoda" que oigan y frente al "veneno" de los socialistas

El presidente valenciano, convencido de que habrá elecciones anticipadas en España si Mayor Oreja gana las europeas

VALENCIA, 26 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, reclamó hoy a los dirigentes populares una "sonrisa todos los días que lean, oigan o vean algo incómodo" porque "no hay antídoto mejor contra el veneno de los socialistas" que "la felicidad y el optimismo". Además, pidió a los militantes que vayan "todos los días con la cabeza bien alta para trabajar por los demás".

El jefe del Consell intervino hoy en un acto para celebrar el segundo aniversario de las elecciones autonómicos y municipales en la que revalidó su mayoría absoluta. Camps contó con el apoyo de numerosos miembros del Gobierno valenciano, entre ellos los tres vicepresidentes, Vicente Rambla, Gerardo Camps, y Juan Cotino, así como de dirigentes del PP valenciano.

En su discurso, el presidente manifestó que quiere "un partido feliz y comprometido" con la Comunitat Valenciana, al tiempo que se preguntó si "hay algo más hermoso que pedir el agua para todos, el AVE para las tres capitales de provincia, o el dinero que corresponde a los más de cinco millones de valencianos".

Asimismo, se refirió a las próximas elecciones europeas que tendrán lugar el próximo 7 de junio y consideró que son "la gran oportunidad para cambiar", por lo que invitó a los valencianos a acudir a las urnas. Frente a ello, lamentó que el PSOE "no quiera que la gente vaya a votar porque teme las movilizaciones democráticas".

ELECCIONES ANTICIPADAS

Así, auguró que si vence la candidatura del PP, encabezada por Jaime Mayor Oreja, y que cuenta con los valencianos José Manuel García Margallo y Eva Ortiz, "habrá elecciones anticipadas" porque el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha parado España" y el presidente del PP, Mariano Rajoy, "la volverá a poner en marcha".

Camps señaló que el PP "habla de futuro, de vida y de verdad" mientras que el PSOE no ofrece "ni una idea, ni un proyecto" y sus dirigentes "sólo saben subirse en un Falcon para ir de mitin en mitin", en referencia al avión del Ejército que el jefe del Ejecutivo central utilizó para desplazarse a un acto electoral en Sevilla.

Para el presidente regional del PP --que fue interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes que le corearon 'Presidente, presidente'-- "las ambiciones se consiguen hablando de futuro y ganando elecciones democráticas, y no con la insidia y la infamia". Por ello, le recordó a Zapatero que eso "no funciona".

En el acto intervino también el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, que aseguró que "lo que están haciendo" con el jefe del Consell es "una canallada que no se puede permitir". Así, reprochó, en relación a la imputación de Camps en el caso Gürtel, que "primero era el robo del siglo, después eran dos trajes, y al final todo son mentiras, como se comprobará en unos días".

"EL PRESIDENTE VALE LA PENA"

Por eso, manifestó que lo que hay que hacer en los próximos comicios es "volver a demostrar que difamando, insultando y yendo a por un presidente honrado no se puede ganar", sentenció. "Este partido vale la pena, toda la gente vale la pena, y el presidente vale mucho la pena", subrayó Rus.

Del mismo modo, criticó la gestión del Gobierno central porque, en su opinión, "quiere un nuevo modelo productivo porque se ha cargado el otro y ha dejado las arcas limpias". Añadió que Zapatero "dice que quiere el estado de bienestar", ante lo que el presidente provincial se preguntó "cómo, si la gente no tiene trabajo ni las empresas beneficios".

Rus lamentó que en cinco años de Gobierno socialista, el presidente "ha venido tres veces" a la Comunitat porque "le tiene manía". No obstante, le aconsejó que "no hace falta que venga, pero que nos envíe el dinero".

Por su parte, el presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, aseguró que el 7 de junio "no es lo de siempre", sino que la Comunitat "se juega mucho". Así, recordó que en las elecciones generales de 1993 se puso "la primera piedra", para "echar" al ex presidente del Gobierno, Felipe González; en 1994, cuando hubo europeas, se colocó "la segunda piedra"; en las elecciones autonómicas del 1995, "la tercera"; y, finalmente, "España lo echó en las generales de 1996".

Ahora, vaticinó que "si el PP saca tanta ventaja como en 1994, las cosas empezarán a cambiar, pero no habrá que esperar hasta las elecciones de 2012", porque "Felipe González no acabó la legislatura, y a Zapatero le va a pasar algo peor, porque nunca ha estado tan sólo como ahora".

También estaba prevista la presencia del presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, quien no pudo acudir porque estaba indispuesto, y que fue sustituido por el alcalde de Castellón, Alberto Fabra. El primer edil excusó la presencia del líder provincial, pero destacó que "cuando no venga un Fabra, habrá otro, y si no, habrá otra persona para defender los intereses" de la región.

El alcalde censuró las declaraciones de Zapatero sobre que es necesario cambiar el actual modelo productivo, y se planteó si "hay que cambiar la cerámica, el turismo, los servicios, o el tejido productivo y las pymes" que han desarrollado su actividad en la provincia de Castellón. "No será que lo que hay que cambiar es la indiferencia del Gobierno central en la Comunitat Valenciana", resaltó.

Además, hizo hincapié en que los populares trabajan "sin descanso" en el ámbito municipal, comarcal y regional, y "mientras otros se preocupan del ayer y del después", el PP "piensa en el hoy y en el mañana".