Candidatos en los primeros comicios autonómicos lamentan que no se haya avanzado en la descentralización local

'La democracia da la cara' muestra en Málaga carteles, fotos y papeletas con las más de 3.900 personas de esas listas de 1982

MÁLAGA, 7 (EUROPA PRESS)

Los cabezas de lista por Málaga a las primeras elecciones al Gobierno andaluz, celebradas en 1982, Pedro Aparicio (PSOE), Luis Merino (UCD), Antonio Romero (PCA) y Salvador Pérez Bueno (PSA), coincidieron hoy en la necesidad de avanzar en la descentralización local, que, como advirtieron, "no ha salido bien", habiendo prevalecido aspectos como la competición y el agravio.

Según señalaron en un coloquio con ocasión de la inauguración de la exposición 'La democracia da la cara: las ocho elecciones autonómicas andaluzas a través de sus carteles', organizada por el Parlamento de Andalucía, a cuya inauguración acudió su presidenta, Fuensanta Coves, Aparicio destacó que, "no salen los números y algo hay que corregir".

El que fue alcalde de Málaga entre 1979 y 1995 y eurodiputado durante una década reclamó también la mejora de la educación, incorporando el "esfuerzo" en los niños y adolescentes y eliminando "la televisión zafia", así como la austeridad en el gasto público, y una mayor productividad.

Por su parte, Merino, que en 1982 era, además, candidato de UCD a la Presidencia de la Junta, abogó por la reforma del Título VIII de la Constitución española, sobre la organización territorial del Estado, que, en su opinión, fue "fruto de la improvisación". A su juicio, es el momento de que las fuerzas políticas "busquen un pacto de Estado, entre comunidades, para afrontar una mayor desconcentración y una mayor descentralización, ahondando, además, en el municipalismo", cuya estructura está "muy debilitada, con la injerencia de otras administraciones".

SEÑAS DE IDENTIDAD

"Hay que incidir más en la idea de Andalucía, pero no en el agravio, sino en las señas de identidad que nos unen y buscar las potencias que la Comunidad tiene y que están escondidas", manifestó.

Sin embargo, para Romero, el parlamentario más joven de aquella legislatura, con 26 años, siendo secretario de la llamada Mesa de Edad, "España, más que un Estado autonómico, debe ser un Estado federal", por lo que apostó por establecer los mecanismos de solidaridad federal que permitan "ir hacia un Estado federal y hacia una República, como debe pretender cualquier radical democrático".

Pérez Bueno consideró, incluso, que "se ha tocado fondo", por lo que defendió una mayor racionalización de los recursos y "no tener tantas administraciones", al tiempo que apostó por la reforma del sistema educativo, en tanto que "no puede haber un nuevo modelo productivo, si no hay capital humano".

Los cuatro coincidieron en que en aquella primera etapa democrática, a diferencia de ahora, "había respeto personal" entre los políticos, independientemente de las ideas que cada uno defendiese, precisó Merino.

"Se estaban poniendo los cimientos de la democracia, dejando atrás una dictadura, y, aunque hubiera debates políticos fuertes, teníamos una buena relación", dijo Romero, quien recordó cómo llamó la atención de asistentes y medios de comunicación el día de la constitución del Parlamento al presentarse en los Reales Alcázares de Sevilla en mangas de camisa porque "allí en junio hace mucho calor".

MEDIOS "PRECARIOS"

En este coloquio, en el que sólo faltaba Antonio Jesús Valero, candidato por Málaga de Alianza Popular, que no pudo acudir hoy por razones familiares, los cuatro candidatos destacaron los medios "precarios" con los que contaban en esa primera etapa. Así, Merino explicó que no tenían ni con reglamento y tuvieron que redactarlo "en unas oficinas que nos dejaron, donde hacía mucho calor y donde pusieron papel, bolígrafos y lápices". "No había ni sede ni escudo ni bandera, no había nada, por lo que teníamos que dotarnos de institucionalismo", incidió Romero.

Aparicio, que fue el segundo parlamentario andaluz más votado de Andalucía, después del ex presidente de la Junta Rafael Escuredo, explicó que fue "amablemente presionado por el partido" a presentarse, puesto que entonces ya estaba "al borde del drama personal, durmiendo cuatro horas al día", siendo alcalde de Málaga y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), institución esta última que tuvo que dejar.

Aparte de esto, durante su intervención Merino quiso dejar claro que se quedó solo en la defensa del municipio malagueño de Antequera como capital administrativa del Gobierno andaluz: "Se cometió un error y hubiéramos vertebrado mejor Andalucía".

EXPOSICIÓN

'La democracia da la cara: las ocho elecciones autonómicas andaluzas a través de sus carteles', que puede verse en la Diputación hasta el 30 de mayo, es la primera exposición organizada por la Cámara andaluza en esta octava legislatura y tiene "el noble afán de intentar acercar el Parlamento de Andalucía más allá de la sede oficial en Sevilla", según Coves, que estuvo acompañada, entre otros, por el presidente del ente supramunicipal, Salvador Pendón.

"Queremos que los andaluces nos conozcan, sepan en qué trabajamos y puedan conocernos mejor y valorar nuestro trabajo", declaró la presidenta del Parlamento andaluz, añadiendo que tiene, además, como objetivo "servir de tributo a todas las personas que bajo cualquier sigla política decidieron dar la cara por la democracia que hoy todos disfrutamos".

La muestra itinerante, que ya ha visitado Granada, Jaén y Sevilla, recopila 32 carteles de los 17 candidatos cuyos partidos lograron escaño en las elecciones autonómicas andaluzas y los nombres de las más de 3.900 personas que compusieron las candidaturas, de las que casi 600 formaban parte de las listas por la provincia de Málaga y 134 ocuparon escaños como parlamentarios andaluces por la circunscripción malagueña durante alguna de las ocho legislaturas.

Coves calificó de "emocionante" el hilo conductor de esta exposición, puesto que "no sólo habla de todas las elecciones que se han celebrado en Andalucía en la etapa democrática, sino que también es una manera de mostrar la vocación política de las más de 3.900 personas que hasta estos momentos han prestado su nombre para defender sus ideales y los intereses de Andalucía en general".

Reconoció que, según se desprende siempre de las encuestas sociológicas, la política es una actividad que "está bastante denostada", por lo que con esta exposición se quería mostrar que "hay una parte importante de andaluces que han dado parte de su vida a defender los intereses de Andalucía", y "la mayoría de ellos salieron de la política con la cabeza bien alta y con el honor de haber dedicado parte de su tiempo a la mejora de la Comunidad".

Por su parte, el presidente de la Diputación aseveró que este último cuarto de siglo es "la etapa más fructífera para toda la historia de los andaluces por lo que ha significado de cambio en la Comunidad Autónoma".

Estos carteles representan "la historia viva de Andalucía" y advirtió de que "quizá nos hemos instalado en unas formas de actuar que tienden a prescindir de lo más valioso que tiene una sociedad, que es su capital humano". "Tendemos a prescindir de gente que, perfectamente, podría estar todavía prestando un aporte importante para la sociedad", lamentó, ante lo que hizo hincapié, precisamente, en que todos los políticos que participaron en esas primeras elecciones de 1982 "se implicaron con las labores de libertad, democracia y sobre todo con Andalucía".

Ignacio Guzmán, director de Relaciones Institucionales de Cajasol, entidad que patrocina esta exposición, indicó que quiere ser "un sentido homenaje a tres décadas de convivencia". En los 25 años de existencia del Parlamento andaluz, institución que en sus inicios se ubicó durante dos años en la sede central de la entidad financiera, la Comunidad "ha experimentado el mayor crecimiento económico, social, cultural y político de toda su historia".