El partido del Congreso atrae a los pequeños partidos tras su triunfo electoral

  • Nueva Delhi, 17 may (EFE).- La cúpula del Partido del Congreso de la dinastía Nehru-Gandhi se reunió hoy para discutir su estrategia tras la confirmación de su abultada victoria electoral, entre los reclamos de numerosos pequeños partidos que quieren unirse al nuevo Gobierno.

Nueva Delhi, 17 may (EFE).- La cúpula del Partido del Congreso de la dinastía Nehru-Gandhi se reunió hoy para discutir su estrategia tras la confirmación de su abultada victoria electoral, entre los reclamos de numerosos pequeños partidos que quieren unirse al nuevo Gobierno.

Los resultados finales conceden 206 diputados al Congreso, que junto a sus aliados de la Alianza Progresista Unida (UPA) suma 262, muy cerca de la cifra mágica de los 272 diputados en los que se sitúa la mayoría absoluta.

El principal partido opositor, el hinduista Bharatiya Janata Party (BJP), se queda con 116 diputados -22 menos que en 2004- y con sus socios tan sólo suma 159.

Tras ofrecer ayer, sábado, los resultados preliminares, la Comisión Electoral publicó hoy estos datos, a falta de dos circunscripciones en las que el recuento se había retrasado por motivos técnicos, aunque una fuente del organismo citada por IANS confirmó que estos escaños ya están asignados.

Sonia Gandhi presidió hoy la reunión del máximo órgano de decisión del Partido del Congreso, que se centró en el reparto de carteras entre las fuerzas que habían concurrido a los comicios bajo el paraguas de la UPA, según un portavoz de la formación, Janardhan Dwivedi, citado por la agencia PTI.

Tanto el Samajwadi Party (SP, 23 asientos) como el Rashtriya Janata Dal (RJD, 4 escaños) y otros muchos partidos al margen de la UPA ya han ofrecido hoy su apoyo al Congreso para intentar entrar en el nuevo Gobierno.

Paradigmático es el caso del hasta ahora ministro de Ferrocarriles y jefe del RJD, Lalu Prasad, quien dijo que "siempre" apoyará a la UPA, pese a que se retiró formalmente de la alianza antes de los comicios para arrancar más votos en el estado norteño de Bihar, misión en la que finalmente fracasó.

Incluso su secretario, Bhola Yadav, admitió a la agencia IANS que Lalu se "arrepiente" de no ir de la mano del Congreso en los comicios.

Similar ha sido la reacción del SP, cuyo secretario general, Amar Singh, ofreció a los vencedores el "apoyo constructivo" de su partido, según IANS.

Líderes del Congreso insistieron hoy en que de momento el partido no se ha decidido sobre las numerosas ofertas que ha recibido.

Pero el debate que ha centrado los programas televisivos de hoy y los comentarios de la prensa es el papel que desempeñará ahora el considerado "heredero" de la dinastía Gandhi y secretario general del partido, Rahul Gandhi, que está a punto de cumplir 39 años.

El primer ministro, Manmohan Singh, que debería dejar mañana, lunes, el cargo para abrir la formación del nuevo Gobierno, abrió la puerta ayer a que el hijo de Sonia Gandhi se incorpore al Gabinete.

Una fuente del aparato burocrático consultada por IANS subrayó que, si Rahul se está preparando para ser primer ministro en el futuro, las carteras de Desarrollo Rural o de Administraciones Locales serían "las mejores para conocer cómo funciona el Gobierno".

Hoy mismo las portadas de los diarios se debatían sobre a quién corresponde el éxito electoral: si al tirón de Rahul y la saga Gandhi o a la solvencia de Singh.

"El momento de Rahul", tituló el rotativo económico "Mint", mientras que el generalista "Hindustan Times" apostó por "Singh, still King" (Singh, todavía el Rey), y el "Asian Age" por "King Cong" en grandes letras acompañadas por una foto del jefe de Gobierno.

Los analistas elogiaron el talante de Singh, arquitecto de las reformas liberalizadoras de la India cuando era ministro de Finanzas, pero las televisiones dedicaron mucho espacio también al trabajo de Gandhi entre los jóvenes y le atribuyeron la resurrección del partido en la norteña Uttar, el estado más poblado de la India.

El debate sobre el liderazgo también se ha desatado en las filas del opositor BJP, en cuyo seno las aguas bajan revueltas.

Su candidato a primer ministro, L.K. Advani, ofreció ayer al partido dimitir como líder de la oposición, algo que todavía está en el aire.

"Advaniji (sufijo de respeto en la India) es como un padre para todos nosotros, continuará guiándonos desde esa posición", dijo hoy un portavoz del BJP, Prakash Javadekar, según IANS.

Pero otros pusieron su liderazgo en entredicho y ayer mismo otro destacado dirigente del BJP, Balbir Punj, dijo que el partido ha "echado de menos" al ex primer ministro Atal Bihari Vajpayee, que lideró a los hinduistas al poder en 1998 y que se halla apartado de la política por problemas de salud.

Las especulaciones giran ahora en torno a la figura del jefe de Gobierno del estado occidental de Gujarat, el controvertido Narendra Modi, alabado en las filas del BJP y conocido por su ideología radical hinduista.

Descompuesta la oposición y consolidada su supremacía, el Congreso se dispone a mantenerse otros cinco años en el poder y debe formar Gobierno antes del 2 de junio, según lo establecido por la Constitución.