El vicepresidente boliviano se muestra optimista por los avances en la negociación de la ley electoral

  • La Paz, 8 abr (EFE).- El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, mostró hoy su "moderado optimismo" ante los avances de la negociación que llevan en el Congreso representantes del oficialismo y la oposición para aprobar una nueva ley electoral.

El vicepresidente boliviano se muestra optimista por los avances en la negociación de la ley electoral

El vicepresidente boliviano se muestra optimista por los avances en la negociación de la ley electoral

La Paz, 8 abr (EFE).- El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, mostró hoy su "moderado optimismo" ante los avances de la negociación que llevan en el Congreso representantes del oficialismo y la oposición para aprobar una nueva ley electoral.

"Hay avances, algo lentos, pero hay avances", dijo en una conferencia de prensa García Linera, presidente nato del Congreso, sobre el diálogo político para aprobar la ley de régimen electoral para convocar los comicios generales del próximo 6 de diciembre.

García Linera pidió también "comprensión" a la Confederación de Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB), que criticó la decisión del oficialismo de aceptar una reducción del cupo de representantes indígenas en lo que será la futura Asamblea Legislativa Plurinacional.

El vicepresidente pidió a la CIDOB que "entienda que el Senado (controlado por la oposición), iba a anular la representación indígena", y que el oficialismo planteó bajar de 15 a 11 escaños en "una actitud de flexibilidad que garantiza el principio de representación de minorías".

García Linera señaló que "frente al Senado que no quiere ni una sola" representación de indígenas y el proyecto de la Cámara de Diputados que quería 15, la nueva propuesta oficialista está "encontrando un punto intermedio".

El presidente de la CIDOB, Adolfo Chávez, dirigente indígena afín al oficialismo, llegó a llorar ante los medios de comunicación a las puertas del Parlamento, tras enterarse de la posición de los legisladores del gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS).

Las cuatro fuerzas del Congreso, una oficialista y tres de la oposición, negocian desde el martes la ley necesaria para celebrar las elecciones generales de diciembre próximo y las de gobernadores y alcaldes de abril de 2010.

La propia Constitución promulgada en febrero pasado establece en una disposición transitoria la necesidad de aprobar en el Congreso un nuevo régimen electoral de cara a los comicios, para lo que da dos meses de plazo que se cumplen en la media noche de hoy.

Sindicatos indígenas afines al oficialismo que habían amenazado con cercar el Congreso para obligar a los parlamentarios, adelantaron que exigirán el cierre del Legislativo si hoy no aprueba la norma electoral.

Parlamentarios del oficialismo incluso han amenazado con que si la oposición no accede a llegar a un acuerdo, dimitirán en bloque para hacer inviable el quórum en el Congreso y permitir que el Gobierno convoque a los comicios por decreto.

García Linera informó que el Congreso prevé trabajar en una sesión continua "sin detenerse, las siguientes horas, los siguientes días", en busca de los acuerdos sobre la norma electoral.