EUiA destina 300.000 euros a su campaña en la que se mostrará como solución a la crisis

Romeva apela al PSOE a dejar de mirar el PP y hacer "lo que toca" para cambiar la dinámica

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

La campaña de las elecciones europeas de ICV-EUiA costará 300.000 euros y se centrará en presentarse como solución a la crisis, de la que culpa a la derecha, según explicó hoy el candidato de ICV-EUiA a las europeas, Raül Romeva, quien dijo que se trata de una cifra "austera" acorde para dar un mensaje de contención del gasto ante la crisis.

Con el lema 'Crisi de dretes, soluciones d'esquerres' (Crisis de derechas, soluciones de izquierdas), Romeva dijo que la situación de "las crisis" es dramática, y detalló que más allá de la económica hay la social, de derechos y libertades. Afirmó que no han llegado "por mandato divino, sino que hay nombres y apellidos", entre los que citó a los mandatarios Silvio Berlusconi y Nikolas Sarkozy y a los ex presidentes George W. Bush y José María Aznar.

También hizo referencia al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de quien avisó que es "un instrumento más" para que las políticas de derechas sigan funcionando. Remarcó que en ocasiones tiene el apoyo del PSOE y especialmente del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ante lo que vio a ICV-EUiA como la única garantía de cambio.

El secretario general de ICV, Joan Herrera, recordó que el PSOE fue de los pocos partidos europeos que votaron con la derecha por la denominada "directiva de la vergüenza" sobre el retorno de inmigrantes. Romeva apeló al PSOE a que "deje de mirar al PP" y que haga "lo que toca" para cambiar la dinámica en el Parlamento Europeo.

La número dos de la lista, Núria Lozano, destacó que es necesario movilizar al electorado y explicó que harán una campaña de proximidad para explicar "a la gente sencilla" qué es Europa y cómo les afecta. El senador Joan Josep Nuet, que calificó la campaña de "cañera", añadió que la campaña mostrará los valores de la coalición, que se define como de izquierdas y ecologista.

En la sucesión de imágenes del spot de campaña aparece un condón antes de la imagen del Papa, y contrapone a Sarkozy y Berlusconi con la Europa que defienden los ecosocialistas. Además, editarán 1.000 pancartas, 1.000 banderolas, 375 carteles para el Metro y marquesinas de autobús, 15.000 dípticos y 50.000 ejemplares de su revista Treball.