Francia da por zanjada la polémica por las palabras de Sarkozy

Francia da por zanjada la polémica por las palabras de Sarkozy

Francia da por zanjada la polémica por las palabras de Sarkozy

PARÍS (Reuters) - El ministro de Asuntos Exteriores francés dio por zanjada la controversia creada por las palabras del presidente Nicolas Sarkozy sobre el jefe del Ejecutivo español, asegurando que las declaraciones habían sido malinterpretadas y que las relaciones con España eran excelentes.

"Hay pocos con los que nos llevemos tan bien como con los españoles. Hemos tenido las mismas posiciones durante los últimos dos años", dijo Bernard Kouchner a la emisora France Info, antes de una visita de Sarkozy a España la próxima semana.

"Les aseguro que no hay nubarrones", añadió.

Las palabras de Sarkozy, de las que informó el diario francés Liberation la semana pasada, desataron un aluvión de comentarios de prensa en España, aunque parecían ir destinadas más a los rivales socialistas de Sarkozy que a José Luis Rodríguez Zapatero.

En respuesta a comentarios de un diputado socialista aparentemente escéptico durante una cena, que dijo "puedes decir muchas cosas de Zapatero", Sarkozy replicó, según Liberation:

"Puede que no sea muy inteligente. Conozco personas que eran muy inteligentes y que no pasaron la segunda ronda de las elecciones presidenciales", aparentemente en referencia a Lionel Jospin, el candidato socialista a las elecciones de 2002.

Continuó: "En mi carrera política, a menudo he derrotado a gente que supuestamente eran más inteligentes y tenían mejor historial académico que yo".

Las palabras fueron negadas por la oficina de Sarkozy, pero quedaron ampliamente recogidas en la prensa francesa y británica, que dijeron que Sarkozy había descrito a Zapatero como "no muy inteligente".

La controversia fue alimentada aún más cuando Ségolène Royal, rival de Sarkozy en las presidenciales de 2007, se disculpó ante Zapatero por las palabras del presidente.

Kouchner restó importancia a su intervención.

"Lo que les puedo garantizar es que fue una broma del presidente, una forma de reírse de la persona con la que está hablando, como hace a menudo", dijo Kouchner.

"Pero por encima de todo, lo que puedo garantizar - ayer por la noche estuve hablando con mi colega español Miguel Ángel Moratinos - es que hay un entendimiento muy, muy bueno, una auténtica camaradería".