L.Aguilar y M.Oreja se acusan de mentir y rivalizan en la defensa de derechos

  • Madrid, 25 may (EFE).- Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja se han lanzado hoy reproches mutuos de utilizar la mentira en asuntos como la crisis económica, el Yak-42 o el 11-M, y teniendo como argumento la reforma de la ley del aborto se han enzarzado en un debate sobre quién defiende mejor los derechos y las libertades.

Madrid, 25 may (EFE).- Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja se han lanzado hoy reproches mutuos de utilizar la mentira en asuntos como la crisis económica, el Yak-42 o el 11-M, y teniendo como argumento la reforma de la ley del aborto se han enzarzado en un debate sobre quién defiende mejor los derechos y las libertades.

Durante casi una hora y media los cabezas de lista del PSOE y del PP han protagonizado en TVE el primero de sus dos debates previstos durante la campaña para las elecciones del 7 de junio y han contrastado lo que consideran dos modelos totalmente distintos para afrontar los retos de Europa.

La economía ha ocupado gran parte del cruce de acusaciones y, así, Mayor Oreja se ha referido a "las tres grandes mentiras de Zapatero": negar la crisis, culpar a los demás de los problemas económicos y, ahora, decir que "parece que tienen soluciones para afrontarla cuando no es verdad".

"¿Cuál es la mentira que toca ahora? ¿Qué falsedad van a introducir en la política española para convencerles de que en este momento debe ganar el PSOE?", se ha preguntado antes de acusar a López Aguilar de dibujar "una caricatura de la realidad".

El candidato socialista le ha exigido prudencia en sus palabras a la hora de hablar de tragedias y le ha recordado que en el PP "negaron" la del Yak-42 y el 11-M.

De "campeones de la demagogia" ha tachado al PP en materia de desempleo, le ha echado en cara el "decretazo" de 2002 y le ha acusado de no sacar a la luz su programa económico.

Mayor Oreja ha defendido la política económica de los gobiernos del PP, ha censurado al PSOE por "infartar la economía" y ha considerado que su gran fracaso es la política social, a la que ha otorgado un "suspenso claro".

Palabras que, para el dirigente socialista, demuestran que el PP no está interesado en ayudar al Gobierno en la batalla contra el desempleo porque "quiere ayudarse del paro para ganar su batalla" política. "Se nota que están contando a los desempleados con avaricia", ha añadido.

Según ha indicado, el PP "alienta irresponsablemente una huelga general, que echa de menos", pero los trabajadores "no son la infantería de la derecha política" y "saben que el Gobierno está de su parte".

El candidato socialista, quien ha bromeado con el último libro de Aznar (en el que asegura saber cómo salir de la crisis), ha defendido los políticas sociales, que no son un despilfarro, sino invertir en personas.

Por eso, ha especificado que los socialistas quieren trasladar a Europa el modelo español de políticas sociales, que apuesta por "no dar ni un paso atrás" precisamente por estar en crisis.

Menos cemento y más ordenadores es la apuesta de futuro de López Aguilar, quien ha afeado al PP que únicamente esté pensando "en volver a inflar la burbuja inmobiliaria".

La apuesta por los valores que encarna cada uno de sus partidos ha derivado en reproches como el de López Aguilar a Mayor Oreja de defender el franquismo y recordar esta época como de "extraordinaria placidez".

Además, le ha recriminado que haya votado "siempre a la derecha de la derecha" y que cuando ha participado en una votación, lo haya hecho como un "incansable activista contra las libertades".

Mayor Oreja se ha defendido y ha recordado su lucha en el País Vasco en favor de la democracia, en un momento en el que se jugaba la vida mientras, "quizás", López Aguilar estuviera "aprendiendo a tocar la guitarra", en alusión a la afición musical del candidato socialista.

El dirigente del PP ha alertado de las amenazas al idioma español y ha calificado de "grotesco" que el Gobierno, con su reforma de la ley del aborto, pretenda presentar como un derecho lo que es una tragedia.

No cree que esa reforma suponga más libertad, sino todo lo contrario, ya que se pretende sustituir la familia por el Estado y presentar como un bien algo que es un mal. El representante socialista le ha reprobado que sólo pretenda imponer su moral y marcar reglas que dirijan la vida de las personas.

Mayor Oreja ha criticado la política exterior española, que ahora no está "en el puente de mando", sino "en la periferia", mientras que Aguilar le ha replicado que el PP "se ha quedado colgado" en secundar el ultraliberalismo y las guerras preventivas.