La calma vuelve a Chisinau, pero la oposición convoca un mitin para mañana

  • Moscú, 9 abr (EFE).- La calma volvió hoy a Chisinau, donde esta madrugada se levantaron los cordones policiales en torno a los principales edificios públicos, pero la oposición ha convocado nuevas manifestaciones de protesta para mañana viernes, informó desde la capital moldava la agencia rusa Interfax.

Moscú, 9 abr (EFE).- La calma volvió hoy a Chisinau, donde esta madrugada se levantaron los cordones policiales en torno a los principales edificios públicos, pero la oposición ha convocado nuevas manifestaciones de protesta para mañana viernes, informó desde la capital moldava la agencia rusa Interfax.

La convocatoria para el mitin circula por medio de mensajes de texto (SMS) e internet.

La víspera, la Comisión Electoral Central de Moldavia (CEC) anunció los resultados definitivos de los comicios parlamentarios del pasado domingo, que confirmaron la victoria de los comunistas, pero no les dan el control absoluto del Legislativo.

Según los resultados definitivos, los comunistas obtienen en la nueva Cámara 60 de los 101 escaños, cuando necesitaría 61 (tres quintas partes) para poder formar Gobierno y elegir al presidente del país, lo que en Moldavia es prerrogativa de los diputados.

La oposición, a su vez, se hace con 41 escaños, lo que le permite bloquear la formación del Ejecutivo y la elección del jefe de Estado o plantear sus condiciones a los comunistas a cambio de su apoyo.

La CEC decidió permitir a los partidos opositores verificar las listas de los electores y los protocolos del recuento de los votos, en respuesta a sus denuncias de fraude.

Las protestas en la capital moldava comenzaron el lunes pasado, tras el anuncio de los resultados preliminares que daban al gobernante Partido Comunista el control absoluto de la Cámara y el derecho de formar Gobierno y elegir al presidente del país.

La oposición denunció un fraude y llamó a sus partidarios a manifestarse en la capital, pero las protestas degeneraron en violentos choques con la Policía y el saqueo de la sede del Parlamento y la residencia presidencial.

El presidente de Moldavia y líder comunista, Vladímir Voronin, acusó ayer a Rumanía de estar detrás de los disturbios, que calificó de intentona golpista, impuso un régimen de visados con el país vecino y declaró persona no grata al embajador rumano en Chisinau.

Los manifestantes que el martes tomaron el centro de la capital moldava y se enfrentaron a la Policía, con un balance de casi 300 heridos, portaban banderas rumanas y coreaban eslóganes en favor de la unificación con Rumanía.