Lucio Gutiérrez, un ex militar que quiere la revancha y recuperar el poder

  • Quito, 23 abr (EFE).- El ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, derrocado en abril de 2005 por un movimiento popular del que formaba parte el actual mandatario, Rafael Correa, quiere tomarse la revancha y recuperar el poder en las elecciones generales del próximo domingo.

Lucio Gutiérrez, un ex militar que quiere la revancha y recuperar el poder

Lucio Gutiérrez, un ex militar que quiere la revancha y recuperar el poder

Quito, 23 abr (EFE).- El ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, derrocado en abril de 2005 por un movimiento popular del que formaba parte el actual mandatario, Rafael Correa, quiere tomarse la revancha y recuperar el poder en las elecciones generales del próximo domingo.

Gutiérrez no olvida que Correa fue integrante activo del "movimiento forajido", que forzó su salida del Gobierno con protestas en las calles, tras las cuales fue depuesto por el Parlamento que adujo "abandono de poder".

Para él, aquello fue un "robo", un "golpe de Estado" de "la oligarquía corrupta", según ha dicho en varias ocasiones.

Ingeniero y coronel en situación de retiro, Gutiérrez fue laureado en su carrera militar, en la que, según quienes le conocen, se distinguió por sus habilidades de mando.

Su actual candidatura, apoyada por varios de sus compañeros de armas, tiene el apoyo de un 15 a un 17 por ciento de los electores.

Sus enemigos políticos le tildan de "traidor" y "mentiroso", aunque sus simpatizantes ven en él un líder con el valor suficiente para rectificar sus errores.

Al respecto reconoce como uno de los fundamentales "errores" de su administración el haberse rodeado de personas "poco confiables" que lo traicionaron y no haber sabido comunicar bien sus obras al pueblo.

Pese a que en el año 2003 llegó a la Presidencia, con el apoyo de la izquierda y sectores sociales, ahora se codea con la derecha.

Sin embargo, él dice estar en un "centro-izquierda pragmático y avanzado", cree indispensable atraer las inversiones y ofrece "un mayor diálogo" con la Unión Europea (UE).

También pretende fortalecer la dolarización del país y "retomar el Tratado Comercial con Estados Unidos", que quedó de lado en el Gobierno de Correa, a quien critica que, según él, haya dado mayor importancia a mercados como el iraní y chino, antes que a los tradicionales de Ecuador, como el estadounidense.

También reprocha a Correa que "lo único que hace es obedecer las ordenes y los lineamientos del presidente de Venezuela", Hugo Chávez, y su "proyecto totalitario".

"No se debe imitar a los países que están fracasando. Correa está imitando a Cuba, Bolivia, Venezuela, cuando lo que debería hacer es imitar a Canadá, Suecia, Holanda...", subraya.

Una de sus promesas electorales es no cobrar impuestos a la renta por 15 años a quienes inviertan en los sectores agropecuario, turístico, eléctrico y petrolero.

Lucio Gutiérrez nació el 23 de marzo de 1957 en la ciudad de Tena, la capital de la provincia amazónica de Napo, e irrumpió en la arena política nacional durante la insurrección civil y militar que en el año 2000 llevó al derrocamiento del entonces presidente Jamil Mahuad.

En esa fecha comandó a un grupo de militares que ocupó el palacio Legislativo, en el centro de Quito, y proclamó una junta de Gobierno provisional, junto con dirigentes indígenas

El coronel rebelde fue sometido a la justicia militar y estuvo arrestado varios meses, hasta que el Congreso otorgó una amnistía general a los insurrectos.

Gutiérrez se retiró de la vida militar y formó el Partido Sociedad Patriótica, que se convirtió en la mayor fuerza del país.

En noviembre de 2002 Gutiérrez ganó las elecciones arropado por la izquierda y el movimiento indígena, juró el cargo en enero de 2003, y al poco tiempo se desmarcó de sus ex aliados, que no le perdonan haberse declarado "el mejor aliado" de Estados Unidos.

En los primeros días de abril, a diario las calles de Quito se llenaban de protestas y Gutiérrez las minimizó asegurando que eran protagonizadas por unos cuantos "forajidos".

Las protestas arreciaron y el 20 de abril de 2005 algunos diputados del Congreso, en una maniobra política y en una sede distinta a la del Legislativo, destituyeron a Gutiérrez de forma irregular.

Consiguió asilo en Brasil y viajó a Brasilia, pero poco tiempo después se trasladó a Estados Unidos, luego a Colombia, y, en octubre de 2005, a Ecuador, donde fue detenido e ingresó en la cárcel acusado de atentar contra el Estado.

Meses después fue absuelto y volvió a la arena política, pero no pudo presentarse a las elecciones presidenciales de 2006, el Tribunal Supremo Electoral le retiró sus derechos políticos.

Aunque consideró que la Asamblea Constituyente promovida por Correa tras su asunción al poder en enero de 2007 era "una oportunidad única e histórica" para hacer realidad los cambios que Ecuador necesitaba, a Gutiérrez no le gustó el resultado, pues calificó la nueva Constitución, aprobada en un referéndum en 2008, de "disparate".

Con ese texto, Correa pretende "apoderarse de todos los organismos de control del Estado" y mantenerse en el poder de forma perenne, dijo a Efe en una entrevista el año pasado.

Gutiérrez estuvo casado con Ximena Bohórquez, de la que hoy está separado y con la que tuvo dos hijas: Karina y Viviana Estefanía.