Más de un tercio de los británicos, dispuestos a un voto de castigo si se adelantan las elecciones

LONDRES, 19 (EUROPA PRESS)

El escándalo desatado por los gastos reclamados por los diputados británicos podría suponer un fuerte varapalo para los partidos tradicionales de Reino Unido, es decir, laboristas y conservadores, de acuerdo con un sondeo publicado hoy por la cadena Sky News y previo al anuncio de la dimisión del presidente de la Cámara de los Comunes, Michael Martin, por esta polémica.

Según este sondeo, casi la mitad de los votantes, el 49,3%, asegura que su confianza en los diputados se ha visto afectada por la publicación de los gastos que reclaman éstos, mientras que el 54,5% considera que la profesión de político es la menos digna de confianza, por encima de banqueros (15,6%) y periodistas (12,9%).

Así las cosas, más de un tercio de los consultados, el 36,4%, asegura que ejercerá un voto de protesta si se decidiera adelantar las elecciones. De ellos, el 23,8% dice que votará a un partido pequeño, mientras que el 12,6% votará por un candidato independiente. Sólo el 39,8% dice que votará por su partido de siempre a pesar del escándalo.

En opinión del 85,7% de los 3.000 encuestados, el primer ministro británico, Gordon Brown, es el que más afectado se ha visto por este escándalo, mientras que sólo el 6,5% opina lo propio del líder conservador, David Cameron.

En este sentido, sólo el 11,5% dice que votaría por el Partido Laborista, que se situaría ahora a 8,2 puntos por debajo del Partido Independencia, euroescéptico, que pasaría a obtener casi una quinta parte de los votos.

Por su parte, los 'tories' conseguirían el mismo resultado prácticamente que el vaticinado por el sondeo publicado por el 'Mail on Sunday', con el 31% de las intenciones de voto. Mientras, el Partido Nacional Británico conseguiría el 9,5%, los Liberaldemócratas el 8,5% y los Verdes el 7,6%.